Ruinas de Sing Sing serán museo

Ruinas de Sing Sing serán museo

Nueva York.- Fugarse de Sing Sing era el sueño de todo recluso desde que empezó a funcionar la cárcel sobre el río Hudson. Pronto las celdas que albergaron a gángsters, estrellas de Hollywood y presos condenados a la silla eléctrica podrán ser visitadas sin restricciones.

Se planea un museo con una característica única: un pasaje de 91 metros que llevará a las ruinas de la zona amurallada donde se encontraban las celdas. Los visitantes tendrán acceso al sector donde funcionaron las primeras celdas en el penal “río arriba” y podrán informarse acerca de lo que era la vida en la Big House (la Gran Casa).

“Esto es mucho más que alambres de púas y muros de piedra”, dijo Sean Pica, quien fue liberado de Sing Sing en el 2002. “Para quienes estuvieron allí, saber que se contará su historia es emocionante. Lo bueno y lo malo”.

Pica es miembro de la junta de la organización sin fines de lucro que planea abrir el Museo de la Prisión de Sing Sing en el 2025. Los visitantes se informarán acerca de lo que significa estar preso en Estados Unidos, usando como referencia una cárcel que alcanzó contornos legendarios.

Por sus celdas casi 50 kilómetros,  al norte de la ciudad de Nueva York pasaron Charles “Lucky” Luciano y el “Hijo de Sam”, como se conoció al asesino múltiple David Berkowitz. Allí fueron electrocutadas 614 personas, entre ellas los espías de la Guerra Fría Julius y Ethel Rosenberg.

FILMES

La tenebrosa reputación del penal fue alimentada por Hollywood durante su edad de oro, a través de cintas protagonizadas por James Cagney y otros astros. Holly Golightly visitó aquí a Sally Tomato en “Breakfast at Tiffany’s” (“Desayuno en Tiffany’s”) y Robert DeNiro fue encarcelado en “Analyze This” (“Analízame”).