Sicilia renuncia definitivamente al fragmento del Partenón que cedió a Grecia

Sicilia renuncia definitivamente al fragmento del Partenón que cedió a Grecia

A-AA+

ATENAS, Grecia (EFE).- El fragmento de "Fagan", una parte del frisio oriental del Partenón que el gobierno de Sicilia intercambió con Grecia el pasado mes de enero, se quedará definitivamente en Atenas, según anunció este viernes el Ministerio de Cultura griego.

El fragmento, que representa el tobillo de la diosa Artemisa, había regresado al museo de la Acrópolis el 10 de enero por un periodo provisional de ocho años gracias a un acuerdo con el museo Antonino Salinas de Palermo, donde estaba expuesto desde 1836.

A cambio, Atenas ofreció una importante estatua sin cabeza de la diosa Atenea del Museo de la Acrópolis, que data de finales del siglo V a. de C. y permanecerá en el Museo Antonino Salinas durante cuatro años.

El anuncio llega después de que Gobierno regional de Sicilia diera luz verde hace unas semanas a la "liberación" del fragmento permitiendo el retorno poco a poco de las piezas del Partenón a su lugar de origen.

Sin embargo, todavía está pendiente la autorización del Ministerio de Cultura italiano, que se espera dé en los próximos días.

La ministra griega de Cultura y Deportes, Lina Mendoni, agradeció el gesto del Gobierno siciliano y aseguró que "muestra el camino claro y moral para el regreso de las Esculturas del Partenón a Atenas".

"La voluntad política expresada confirma los lazos más duraderos de relevancia cultural y el reconocimiento tangible de nuestra identidad mediterránea común", añadió la ministra.

A principios del siglo XIX, el fragmento terminó en manos del cónsul inglés Robert Fagan y tras su muerte lo heredó su esposa, quien luego lo vendió, entre 1818 y 1820, al Real Museo de la Universidad de Palermo, cuyo actual sucesor es el Museo Arqueológico Regional "Antonino Salinas".

En concreto, en la pieza arqueológica se pueden distinguir las extremidades inferiores de la diosa Artemisa, diosa de la caza, mientras mira la procesión Panatenaica.

La devolución permanente de esta pieza allana el debate para el retorno de otros mármoles del Partenón, como es el caso de los conocidos mármoles de Elgin, que el Gobierno griego ha solicitado en numerosas ocasiones al Gobierno del Reino Unido.

A comienzos del siglo XIX, estos mármoles viajaron a Gran Bretaña cuando el embajador británico del Imperio otomano, Thomas Bruce, más conocido como Lord Elgin, -que se definía como un amante de las antigüedades-, consiguió el permiso del Sultán para llevarse parte de las metopas y del friso interior del Partenón.

Más tarde los vendió a su Gobierno por 35,000 libras y desde 1939 estas joyas se exponen en el Museo Británico, mientras que el Museo de la Acrópolis tan solo exhibe copias.