El San Luis de un solo hombre

Una elección para gobernador a la que se inscribieron nueve perfiles se convirtió en un proceso con solo dos opciones: el candidato que no ha podido quitarse la etiqueta delictiva que le imponen y quien sea que le gane.

El San Luis de un solo hombre

Todo porque nomás no entendimos.

Al ajustarse los tiempos de la última fase de campaña para elegir gobernador, la coalición PAN-PRI-PRD-Conciencia Popular sobrepone desesperadamente la manta del voto útil para evitar que gane el adversario considerado un potencial peligro para la entidad, Ricardo Gallardo Cardona.

El diario capitalino Reforma publicó el viernes una encuesta que dio para la elección potosina un escenario de gran incertidumbre, por lo cerrado de los resultados obtenidos. Con dos puntos de diferencia entre sus punteros calculados, no vio Reforma de dónde declarar una previsión clara de triunfo. 

Foco de duras publicaciones de medios diferentes en la capital del país, las que destacan su paso por la cárcel y el mal resuelto caso de los 200 millones de pesos sustraídos de las arcas soledenses (lo dejó claro el juez que lo liberó), el candidato de la coalición Verde- PT centra su contragolpe en lo que considera una conspiración de actores que supuestamente pagan los espacios.

Algo pasó con la comunicación campañera de Gallardo Cardona mientras le arreciaba el aguacero de acusaciones desde la capital del país, porque de la agenda de promesas pasó a un machacón y emotivo boletín en el que acusa, día tras día, al Gobierno del Estado de pagar una tupida campaña de difamación en su contra, centro, motor y máxima decisión de todo el proyecto electoral PT-Verde ecologista.

Un proceso electoral al que se inscribieron nueve candidatos postulados por doce distintas instituciones políticas y uno independiente, se reduce en la última fase de campaña a una elección entre dos posibilidades: hacer llegar al Poder Ejecutivo a un candidato que lo es todo para el proyecto que encabeza, principio y fin de todas las cosas, sin réplica, y lo contrario, otra opción también personalista y de la que poco importa lo que proponga, o que siquiera haya propuesto algo inteligente, pero se vende como “menos nociva”, o el mal gris, sí, pero mal menor. 

Triste panorama: otro ciclo político de un estado de una sola persona, sexenio de poder personal que pasa por encima de todo lo demás. “País de un solo hombre” es el título que Enrique González Pedrero puso a su biografía de Antonio López de Santa Anna, caudillo por excelencia y catastrófico. 

Y ese mismo concepto maneja María Amparo Casar para su minucioso recuento del enorme poder transferido por los electores mexicanos a López Obrador y a su partido. El estilo personal de gobernar y los objetivos del presidente actual han sido más o menos claros desde hace muchos años, pero ya en el poder, los ha subrayado. 

López Obrador, un ex priista, va por un poder personal sin mayores contrapesos y una mayoría democrática que no necesita de otras fuerzas. Cualquier iniciativa ajena a él, privada o pública, de ayer o de hoy, será bloqueada o, al menos, no será apoyada. 

Su régimen ha pasado por encima, cuando no engullido, las instituciones creadas durante el largo camino de transición democrática, en el interés de hacer un contrapeso a los excesos del Estado, vigilarlo, señalar sus abusos y dar a los ciudadanos el poder de la información sobre asuntos públicos.

En San Luis, esas instituciones han sido desactivadas parcial o totalmente con la colonización y le selección de titulares a modo, cuando no concesiones para el Congreso. La colonización de la Auditoría Superior, entregada en concesión a la anterior legislatura, generó uno de los capítulos más vergonzosos con “La Ecuación corrupta”. 

Las contralorías no sirven para maldita la cosa. El Poder Judicial es un tironeo de cuotas e intereses de grupos y partidos. Los tribunales especiales responden a exigencias de “posiciones” y el Congreso del Estado, nuestra representación, es la casa del “toma y daca”. Las fiscalías son de cuates y los investigadores de asuntos de corrupción no pueden organizar ni una ida al baño. 

Con instituciones de vigilancia, información para decisiones ciudadanas y contrapeso frágiles o desactivadas, se entiende que la candidatura de un personaje con el historial y las etiquetas que Gallardo no ha podido quitarse de encima, genere un proceso electoral tan pobre para el ciudadano, da igual quien sea el puntero, si es terraplanista o esotérico, los candidatos han estado más interesados en reafirmar sus ideas que en escuchar. 

Nuestros políticos victimizan o desvictimizan a conveniencia. Les es una  gran estrategia  mostrar heridas y agrandarlas, o para escurrirse por un atajo cómodo del que no ve ni quieren ver. Lo rentable es hacer que los votantes se sientan víctimas. 

No importa quién tiene la razón en estas campañas, en política la verdad es escurridiza y a veces con que salga algo muy parecido es suficiente. Tendremos un gobierno de una sola persona con un Congreso de márgenes mínimos para quien llegue; las cosas pintan para no mayoría gobernante, más si el que gana es Octavio, él sin margen en la selección de candidatos que postula el PAN porque ni se lo permitieron.

No hemos entendido que si las cosas vienen mal dadas en una elección, nos quede la solidez de instituciones de vigilancia, control y contrapesos.


ROLLOS SUELTOS 

 CADA QUIEN PARA SÍ. La esperada etapa de “Sálvese quien pueda” llegó para la coalición “Sí por San Luis” y tiene entre sus exponentes a doña Rebeca Terán, ex diputada local y federal y hoy candidata a alcaldesa de Xilitla. Y le acompaña el ex alcalde panista de ese municipio, Javier Pacheco, de quien este fin de semana corrió el video de su rompimiento con el candidato a gobernador Octavio Pedroza, a quien acusó de faltarle al respeto y hacerlo a un lado.

????

TALES Y CUALES. Pacheco tomó el micrófono en un evento de la señora Terán y llamó a votar por la coalición “Sí por San Luis”, menos para gobernador, que mejor voten por Gallardo, del Verde. Y con la difusión del video, corrió la especie de que doña Rebeca también tiene sus esfuerzos por la gubernatura con Gallardo, no con Octavio Pedroza, previos acuerdos.

????

LA OPORTUNIDAD. El sainete de seguidores del candidato a alcalde de Ciudad Valles por el PES, quienes reclamaban en el exterior de la sede del debate la supuesta exclusión de su candidato, fue de mucha utilidad para el abanderado del Partido Verde, David Medina, quien se retiró con el alegato de falta de garantías y desorden. La verdad es que el constructor no tiene entre sus habilidades el hablar en público y ocasión así de bella no la iba a dejar ir. 

????

LAS CUENTAS MORENAS. Que va a batallar el dirigente estatal de Morena, Sergio Serrano Soriano, para dar una explicación satisfactoria a las dudas de correligionarios que no ven correspondencia entre la estructura y el trabajo del partido para estos comicios y lo que la administración de Serrano Soriano en Morena recibió de prerrogativas desde 2018.

????

REBASADO. Por la mañana, Salud informó que el cupo máximo para eventos masivos, con motivo de cierres de campaña, sería la mitad de la capacidad manifestadas del recinto. Según la wikidata del Domo, al sitio le caben 11 mil espectadores; los dueños dicen que entre ocho y diez mil personas. Una cosa es segura y las fotos lo permiten confirmar: ayer, en el cierre de la coalición “Sí por San Luis”, había más de las cinco mil personas de tope sanitario recomendado. 

????

SHOW POLÍTICO. Se ve muy difícil que los candidatos, del partido que sea, resistan la tentación de retacar lo más tupido posible las asistencias a sus eventos. 


LA TIRA DE LAS NETAS 

MENOS CORAJINA Y MÁS ANÁLISIS

Los partidarios del gobierno confunden la decisión de un consejo editorial con una conspiración interplanetaria”.



Enrique Quintana, columnista financiero, sobre las razones de la revista británica “The Economist” para dedicar portada y duro editorial al gobierno “mesiánico” de López Obrador -un mensaje para Biden, así lo interpreta- y la sobrerreacción del presidente mexicano a la publicación. “Coordenadas”, El Financiero (28/V). 


QUE SIGAN LAS DE NAHUALES, QUIMERAS Y UNICORNIOS…

A algunas personas les gusta cazar ciervos, mientras que a otras no”.



Justin Humphrey, legislador republicano por Oklahoma, promotor de un proyecto de licencia y su correspondiente temporada para cazar a “Pie Grande”, la mítica criatura de los bosques norteamericanos, explicando uno de los porqués de su iniciativa. SDP noticias (28/V).