Chevrolet dice adiós al icónico sedán Impala

El último vehículo de ese modelo salió de línea de producción el jueves, en Detroit

Por tercera ocasión en 62 años, Chevrolet dejó de construir el sedán que lleva uno de los nombres más históricos de la armadora: el Chevy Impala. 

Steve Majoros, vicepresidente de mercadeo de Chevrolet, explicó a medios en Detroit: "Al igual que el Impala evolucionó durante todos estos años, el mercado también cambió dramáticamente, abandonando la demanda por los sedanes".  

El primer Chevrolet Impala debutó en 1958, como la más lujosa versión de su línea de automóviles grandes, relegando al célebre Bel Air al estatus de modelo intermedio. El Impala fue el modelo más lujoso de Chevrolet hasta 1965, cuando el Caprice llegó a la línea de Chevy, sufriendo la misma suerte del Bel Air años atrás. El Impala degradado sobrevivió hasta 1985, como la versión económica del Caprice, cuando fue retirado sumariamente.

La primera generación del Impala marcó hitos históricos. Por ejemplo, en 1962 el poderoso Impala Super Sport, mejor conocido como el Impala SS, se convirtió en el primer muscle car de la historia de Chevrolet, mientras que el 1965, el mismo año de su democión, el Impala marcó un nuevo récord de ventas para toda la industria, con más de un millón de unidades vendidas en Estados Unidos, superando incluso al Mustang la gran sensación de ese año.  

El Impala regresó brevemente entre 1994 y 1996, está vez como el Impala SS, la versión potente del Caprice de esos días, para ser finalmente resucitado de manera más permanente en 2000, como un sedán grande de tracción delantera durante tres generaciones, hasta el jueves pasado. 

El último Impala fue construido en la fábrica de General Motors Detroit-Hamtramck. Una vez detenida su línea de montaje, el fabricante invertirá allí $2,200 millones para convertirla en el centro de producción de vehículos eléctricos más importante del conglomerado. La nueva GMC Hummer es uno de los vehículos que se construirán en ese lugar, junto al taxi autónomo Cruise Origin, entre otros modelos de funcionamiento libre de emisiones contaminantes.