Ford llama a revisión en Norteamérica a alrededor de 320 mil vehículos

Ford llama a revisión en Norteamérica a alrededor de 320 mil vehículos
Ford llamó este martes a revisión a alrededor de 320.000 vehículos en Norteamérica para arreglar tres problemas con el eje de transmisión, cinturones de seguridad y problemas en la suspensión trasera.

La llamada a revisión más numerosa afecta a furgonetas Ford Transit fabricadas entre 2015 y 2017 que sufren problemas en una junta del eje de transmisión.

Ford señaló que la junta se puede romper con el uso, lo que podría causar la separación del eje de transmisión y la consecuente pérdida de potencia.

La compañía dijo que el defecto también puede provocar el movimiento involuntario del vehículo cuando está estacionado o daños a otros componentes del automóvil, como los tubos del fluido de los frenos o el combustible.

Ford explicó que no tiene constancia de accidentes o lesiones causadas por este defecto que afecta a 293.558 vehículos en Estados Unidos, 22.960 en Canadá y 2.744 en México.

Esta es la segunda vez que Ford ha tenido que llamar a revisar estos vehículos por el mismo problema en el eje de transmisión. En 2017 ya hizo otra revisión por el defecto en la junta del eje de transmisión.

Tras las dos revisiones, Ford ha decidido reemplazar las juntas que utiliza en la producción de la Ford Transit por juntas mecánicas. Pero para los vehículos producidos con juntas flexibles, la empresa recomienda a los concesionarios que sean reemplazadas cada 65.000 kilómetros.

La segunda llamada a revisión anunciada hoy por Ford se refiere a problemas con los cinturones de seguridad de 431 Ford Edge en Estados Unidos y Canadá. En estos vehículos, el cinturón de seguridad del conductor no está montado de forma apropiada y puede no garantizar la sujeción al ocupante.

La tercera llamada a revisión es para 18 Ford Expedition y Lincoln Navigator de 2019 en Estados Unidos por problemas con los tornillos de la suspensión trasera. La compañía dijo que no tiene información de accidentes causados por el problema.

Ford sí indicó que estas tres llamadas a revisión podrían suponer costes de más de 250 millones de dólares ya que en los tres casos, los concesionarios de la compañía repararán de forma gratuita los vehículos afectados.