Honda y Audi suspenderán temporalmente producción en México

Honda y Audi suspenderán temporalmente producción en México
Varias empresas automotrices anunciaron este miércoles que suspenderán actividades en sus plantas mexicanas ante la pandemia del coronavirus, lo que pondría en riesgo uno de los sectores claves para las exportaciones y la economía del país.

Honda informó en un comunicado que ajustará la producción por la baja demanda relacionada con el COVID-19, por lo que parará todas sus plantas de Norteamérica del 23 de marzo al 31 de marzo, incluyendo el centro de manufactura y transmisión de Celaya, en el central estado mexicano de Guanajuato.

"Durante este tiempo, Honda continuará pagando por completo a todos sus asociados. Aproximadamente, 27.600 asociados en Norteamérica serán afectados por la suspensión temporal de la producción", indicó la empresa japonesa al advertir que producirá 40.000 vehículos menos durante esa semana.

La compañía también aseguró que usará ese tiempo para limpiar las instalaciones y proteger a sus empleados, aunque admitió que la situación del COVID-19 es "rápidamente cambiante", por lo que evaluará las condiciones para hacer más ajustes.

En la misma línea, la marca Audi, del Grupo Volkswagen, anunció desde Europa que a partir del lunes detendrá dos semanas las operaciones en Alemania, Bélgica, Hungría y México, donde tiene una planta en San José Chiapa, en el central estado mexicano de Puebla, inaugurada apenas en 2016.

"A la luz de los claramente peores prospectos de ventas y de las incertidumbres que emergen en las cadenas de suministro, el Grupo Volkswagen está suspendiendo la producción en la mayoría de los lugares", informó Audi desde Hungría.

Aunque Efe buscó la postura oficial de Audi México, no hubo respuesta sobre la información emitida en Europa, que también precisaba que la producción se irá reduciendo de forma gradual hasta el próximo lunes.

En días previos, compañías como Ford y Hyundai, que tienen plantas en el norte de México, anunciaron que implementarían medidas como trabajo remoto y revisiones médicas de sus empleados, aunque sin detener operaciones.

Estos anuncios ocurren en un momento complejo para la industria automotriz mexicana, que representa el 3,8 % del producto interno bruto (PIB) nacional y el 20,5 % del PIB manufacturero, más que ningún otro sector, de acuerdo con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

La producción de vehículos ligeros cayó 4,1 % en 2019 hasta alcanzar 3,75 millones de unidades, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Además, las exportaciones se redujeron en 3,35 % y las ventas internas en 7,65 % durante al año pasado.

Aunque el Inegi reportó que en febrero de 2020, la producción de vehículos ligeros se recuperó en 4,45 % y la venta interna creció 0,33 % con respecto al mismo mes del año anterior, también registró una caída de 1,86 % en las exportaciones.