Los 5 autos que una vez modificados ya no debes comprar

Los 5 autos que una vez modificados ya no debes comprar
Los 5 autos en esta lista no precisamente son malos recién salidos de fábrica, pero es muy común que sus dueños los modifiquen para volverlos "más potentes". ¿Esto qué significa? En la mayoría de los casos, se ve reflejado como un auto sin garantía por parte de la marca, que puede ser una bomba de tiempo que tarde o temprano tendrá problemas en motor, suspensión o transmisión.
Si las modificaciones son estéticas no habría problema en hacerte del coche, siempre y cuando estén bien realizadas y sean de tu agrado, pero es importante evitar a toda costa comprar un auto con varios retoques mecánicos, a menos que esa sea tu intención desde el principio.
El orden de esta lista no tiene relación con los problemas que presenta cada uno.
5. Ford Focus ST
No es la versión más deportiva del Focus disponible en el mercado y muchos dueños lo saben. Es por eso que en su afán de querer volverlo más potente, suelen hacer modificaciones en el sistema de alimentación del motor. La mayoría de los propietarios actuales se quejan del comportamiento burdo del motor a bajas velocidades, ya que una errónea modificación en el sistema de admisión genera un mal funcionamiento en el LSPI, un sensor que detecta que se está circulando despacio para regular la ignición en la cámara de combustión.
4. FIAT Abarth 500
El principal problema de este "cohete de bolsillo" al comprarlo usado generalmente se concentra en la condición de los neumáticos, y reponerlos no será nada barato. Esto se debe a la cama extremadamente baja de la llanta, que en conjunto a una suspensión dura, provocan chipotes o quedan inservibles al pasar un bache a altas velocidades.
De igual manera, los fanáticos de este auto suelen instalar "reprogramaciones" con la intención de aumentar los caballos de fuerza del auto. Esto puede ser atractivo si te gusta la velocidad en tamaños compactos, pero recuerda que este tipo de modificaciones pueden arruinar el sistema eléctrico a largo plazo.
3. Polo GTI
A pesar de ser una de las opciones más divertidas de la familia alemana por su motor turbocargado y poco peso, el uso de una transmisión de doble embrague significa un cuidado especial, que desgraciadamente no suele ser habitual en este tipo de coches.
La reparación de una caja automática de doble embrague puede ser muy cara, y recordemos que este auto ya no se vende en México, por lo que las refacciones originales tardarían en llegar al distribuidor y lo harían a un precio muy elevado.
2. Mitsubishi Eclipse
No nos referimos al renacer de este nombre en forma de SUV, sino al deportivo de principios del siglo que funcionó como lienzo para que los amantes del "tuning" dieran rienda suelta a su imaginación.
Como resultado, la mayoría de los Eclipse disponibles de segunda mano cuentan con motores retocados, interiores con materiales de mala calidad, fallas en los sistemas eléctricos o, específicamente, elementos estéticos que más allá de ayudar perjudican con mayor arrastre y consumos de combustible más elevados.
1. MINI JCW
De acuerdo con varios foros y expertos en este auto, el deportivo de origen británico tiene su principal falla en la bomba de anticongelante y termostato, que tienden a presentar desperfectos alrededor de los 80,000 kilómetros. Entre otras cosas, el manejo agresivo de este auto puede hacer que el problema mencionado anteriormente sea notorio mucho antes.
Finalmente, un par de soportes en la parte del radiador se suelen quebrar, ya que son componentes fabricados en plástico y el calor los debilita.