Temor a contagio impulsa las ventas de Renault

Temor a contagio impulsa las ventas de Renault
La pandemia de Covid-19 generó una demanda imprevista por determinados vehículos, lo que impulsó las ventas de Renault en los últimos meses.
El temor a utilizar el transporte público y aplicaciones como Uber o Didi incrementó la compra del modelo Kwid de Renault, uno de los más económicos en el mercado.
En entrevista con "EL UNIVERSAL", Magdalena López, presidenta y directora General de Renault México, dijo que este es el vehículo más vendido de la marca en el país, con 5 mil unidades de enero a julio.
"Supimos leer que se iba a dar una reconfiguración de la demanda sobre todo hacia los vehículos de entrada. Es una apuesta que nosotros hicimos y funcionó, empezamos a pedir más Kwid porque es una buena propuesta en términos de precio.
"Y por lo que hemos escuchado y visto, hay cierta resistencia a usar el transporte público o las aplicaciones para garantizar la sana distancia", explicó López.
Kwid ahora representa 36% de las ventas totales de Renault.
Otros vehículos que también repuntaron fueron las camionetas Oroch y Kangoo.
La primera debido a que muchas personas recurrieron al autoempleo y utilizan la camioneta para repartir comida, servicios o para transporte de mercancías.
Mientras que Kangoo se está comercializando en flotillas para empresas de logística y comercio electrónico como Amazon. De enero a julio, sus ventas crecieron 7.6% respecto al año anterior.
"Con la pandemia pasamos de ir a las tiendas a pedir todo a domicilio, lo que generó una demanda, que ya era creciente, de vehículos para entrega de compañías logísticas", explicó la directora General de la firma.
Actualmente, las flotillas representan 30% de las ventas de Renault cuando el año pasado eran sólo 23%.
La demanda de estos tres vehículos ayudó a que Renault sea una de las compañías con menor disminución en la comercialización en el mercado mexicano.
De enero a julio, sus ventas se redujeron 24% cuando la industria lleva una caída de 31%.
"Sabíamos que nadie iba a salir completamente librado, el tema era repartirnos los golpes.
"Hicimos un trabajo estrecho con la red de distribuidores, los equipos comerciales y al interior de la filial. No era un periodo para ganar dinero sino de sobrevivir y asegurar que nuestros socios comerciales también sobrevivieran", apuntó la directiva.
Recuperación
A principio de año, la industria automotriz estimaba una caída en ventas de 6% para 2020, pero con la pandemia el pronóstico es una contracción de 30%.
Magdalena López consideró que la demanda de autos tocó fondo en el segundo trimestre del año y ya empieza a mejorar, por lo que en los últimos meses se podrían ver caídas de 10% o 12%, pero para que se vuelvan a comercializar 1.2 o 1.3 millones de vehículos en el país todavía pasará un par de años.
Renault se mantiene con una participación de mercado de 2.6% como tenía planeado.