Un coche cada 40 segundos (VIDEO)

Bajo demanda, con un sistema just on time, la armadora de SEAT se mueve con una precisión de coreografía

Fabricar un coche cada 40 segundos requiere de una coordinación precisa para que las piezas que lo conforman lleguen justo en el momento necesario.

Cada día, una precisa coreografía se ejecuta 2.300 veces en la fábrica de SEAT en Martorell, España, con cada uno de los vehículos que se producen diariamente just in time bajo demanda al gusto de los clientes.

Cada vehículo es diferente del anterior y del siguiente, con variaciones como el color, la motorización, los asistentes... y hasta la posición del volante.

Las puertas se separan de la carrocería en el taller de montaje y recorren 1,4 kilómetros hasta que se vuelven a unir.

Todo empieza cuando un cliente configura el coche que quiere adquirir y realiza un pedido en uno de los concesionarios de los más de 80 países donde opera SEAT. Desde el modelo, el motor, el color, los asistentes, los acabados, la tapicería... miles de pedidos personalizados que llegan cada día a la fábrica de Martorell.

Se monta el bastidor del vehículo con un chip insertado que es el ADN del coche, con datos del el tipo de vehículo, sus acabados y todas las piezas que se le montarán. A partir de ahí todos los materiales se secuencian para que lleguen just in time.

Un ensamblaje se realiza a lo largo de más de 2 kilómetros de línea y en diversos niveles. Las piezas llegan al tramo en el que tienen que acoplarse al coche justo en el momento en el que son necesarias.