Catar acusa a policía israelí de reprimir funeral de periodista de Al Jazeera en Jerusalén

Catar acusa a policía israelí de reprimir funeral de periodista de Al Jazeera en Jerusalén

A-AA+

El Ministerio de Exteriores de Catar manifestó hoy su "enérgica condena" a la "represión" ejercida por las fuerzas de seguridad israelíes en Jerusalén durante el funeral de la periodista de la cadena catarí Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, que murió el miércoles tras ser alcanzada por una bala en la cabeza.

En un comunicado, Exteriores catarí denunció que "la policía de la ocupación israelí en Jerusalén impidió la salida del cuerpo" de la informadora palestina Abu Akleh del hospital y, posteriormente "reprimió la ceremonia fúnebre". 

"Las autoridades de ocupación no solo mataron a Shireen a sangre fría mientras cumplía con su deber, sino que también continuaron aterrorizando a los civiles y a los participantes del funeral hasta su lugar de descanso final, lo que refleja la brutalidad del régimen de apartheid israelí y su despojo de todos los valores humanos", añadió la nota.

Asimismo, urgió a que "Israel ponga fin de inmediato sus medidas arbitrarias, en observancia de la santidad de los muertos y por respeto a su dignidad y los sentimientos humanos de las familias de los fallecidos y del hermano pueblo palestino".

En esta línea, el Ministerio también renovó el llamamiento de Catar para "responsabilizar" a Israel del "crimen del asesinato" de la periodista, así como de que los responsables comparezcan ante la Justicia internacional.

Hoy, varios miles de personas despidieron en Jerusalén a Abu Akleh, en un funeral marcado por enfrentamientos entre algunos asistentes y la Policía israelí, que resultaron en la lesión de al menos 33 personas, según la Media Luna Roja.

Ante una multitud de palestinos, un grupo de personas salió cargando el féretro a hombros y se enfrentó con agentes de la Policía israelí, que golpearon a los presentes con bastones, por poco haciendo caer el ataúd de la periodista. 

Catar es uno de los países árabes de Oriente Medio que mantiene una postura más dura contra Israel y su emir, Tamim bin Hamad al Thani, ha culpado directamente al Estado judío de "asesinar" a Abu Akleh.