Comunidad uigur presiona a Bachelet por informe de derechos humanos en China

Comunidad uigur presiona a Bachelet por informe de derechos humanos en China
Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos / Foto: AP

A-AA+

GINEBRA, Suiza (EFE).- Centenares de uigures se movilizaron hoy ante la sede europea de la ONU en Ginebra y la oficina de la alta comisionada para los derechos humanos, Michelle Bachelet, para pedir que no se retrase más la publicación de un informe sobre los abusos que sufre esta minoría musulmana en China.

"Las Naciones Unidas llevan mucho tiempo calladas ante el genocidio uigur. En la actualidad millones de uigures están sufriendo en campos de concentración, la ONU tiene que despertar y tomar acciones concretas para frenar esta injusticia", dijo a Efe el presidente del Congreso Mundial Uigur, Dolkun Isa. 

Isa - uno de los líderes de la protesta - incidió en la importancia de que la alta comisionada publique el informe sobre la situación de los uigures ante de viajar a China, una visita que el Gobierno chino ha accedido a autorizar, pero que todavía no tiene fecha.

RETRASO DE LA PUBLICACIÓN

El pasado septiembre, portavoces de la oficina de Bachelet dijeron que ese informe se estaba finalizando y semanas después se aseguró que sería publicado a principios de este año, pero esto hasta ahora no ha ocurrido.

"Ocho meses después seguimos sin noticias al respecto", lamentó el portavoz del Congreso Mundial Uigur, Zumretay Arkin, mientras la marcha avanzaba hasta al Palacio Wilson de Ginebra, que alberga al organismo que dirige Bachelet.

Organizaciones de defensa de los derechos humanos y la ONU han denunciado las políticas de China contra la comunidad uigur y otras minorías musulmanas asentadas en la provincia noroccidental de Xinjiang.

En 2017 empezaron a salir a la luz los primeros reportes de la existencias de campos de internamiento en esa región, en los que podría haber habido muchos más de un millón de personas.

Ante las evidencias, el Gobierno chino reconoció su existencia, pero corrigió el sentido señalando que se trata de "centros de reeducación" que tenían el objetivo de prevenir el extremismo que Pekín asocia con los uigures por haber estado involucrados en el pasado en atentados.

VISITA AUTORIZADA

Ante la repetida negativa de permitir que una misión de su organismo visite la región para recoger información de primera mano, Bachelet ordenó que se preparara un informe sobre esa situación con la vasta información disponible, mientras continuaba negociando con China una visita oficial a este país.

Fue cuando su oficina aseguró que el informe estaba prácticamente listo que las autoridades chinas prometieron a Bachelet que podría realizar la visita, que incluiría Xinjiang y que podría desplazarse a los lugares que juzgara oportuno. Muchos relacionan esta supuesta apertura con el retraso en la publicación del informe.

"Esta no debe ser una visita diplomática o amistosa, sino servir para investigar el actual genocidio y para ello es esencial dar voz a la sociedad civil, especialmente cuando en el país investigado no hay libertad de expresión", añadió Arkin.

Una misión de avanzada del organismo de Bachelet se encuentra actualmente en China para preparar su visita, pero ha tenido que pasar las primeras semanas en cuarentena, conforme a las restricciones relacionadas con la covid-19.