Critican informe de Amnistía que denuncia que el ejército ucraniano pone en peligro a civiles

Critican informe de Amnistía que denuncia que el ejército ucraniano pone  en peligro a civiles
Foto: AP

A-AA+

Leópolis, Ucrania (EFE).- Autoridades y expertos rechazan las conclusiones de un informe de Amnistía Internacional (AI) que critica al Ejército ucraniano por supuestamente convertir a la población en objetivos militares y alegan que la ONG no comprende la situación y asume parte de la propaganda rusa. 

La responsable de la oficina de AI en Ucrania, Oksana Pokalchuk, y su equipo se distanciaron del informe publicado este jueves y en el que se afirma que las tácticas militares del Ejército ucraniano violan el derecho humanitario internacional al convertir "civiles en objetivos militares".

En un mensaje en Facebook Pokalchuk subrayó que su equipo no participó en la preparación del informe, elaborado por investigadores internacionales de la oficina global de AI. Añadió que los comentarios de su equipo sobre la "inadmisibilidad de ese material incompleto" no se consideraron.

Pokalchuk denunció que "la burocracia, falta de comprensión del contexto local, un sistema de trabajo inflexible y desconsideración hacia la opinión del equipo ucraniana y la posición de la comunidad que defiende la legalidad en Ucrania" llevaron la creación del informe tal como se publicó.

El informe afirma que el Ejército ucraniano estableció posiciones militares y disparó desde áreas "densamente pobladas" sin alertar a la población ni ayudarles a evacuar la zona. En los casos descritos esa actitud provocó presuntamente la respuesta del Ejército ruso y causó víctimas civiles.

La publicación provocó un rechazo en Ucrania ya que autoridades y expertos acusaron a AI de echar la culpa a las víctimas y entrar en el juego de la propaganda de Rusia acerca de la invasión del país.

Moscú nunca ha reconocido haber atacado objetivos civiles en Ucrania. En casos destacados, como la destrucción del teatro de Mariúpol donde se refugiaron un millar de personas en marzo, las autoridades rusas y periodistas de medios estatales o bien acusaron al Ejército ucraniano, o dijeron que Ucrania escenificó lo sucedido y que los edificios estaban siendo usados por los militares ucranianos.

El ministro ucraniano de Exteriores, Dimytro Kuleba, instó el jueves a AI a dejar de crear "una realidad falsa en la que todos somos culpables de algo" y dijo que el informe "crea un falso equilibrio entre el criminal y la víctima".

Subrayó que "es Rusia quien destruye a la población civil de Ucrania por miles, destruye ciudades y territorios ucranianos, mientras las Fuerzas Armadas de Ucrania intentan proteger al país y al continente del invasor".

Algunos expertos, como el abogado ucraniano Olesia Mykhailenko, han puesto de manifiesto la imposibilidad de defender ciudades ucranianas sin que el Ejército esté presente en ellas. "Las tropas rusas atacan áreas residenciales y matan y violan a civiles, así que el Ejército ucraniano tiene que estar allí para protegerles".

Esperar que una fuerza defensiva salga de sus recintos protegidos va contra la lógica más elemental y la Convención de Ginebra no lo requiere, subrayó Mykhailenko. 

Autoridades ucranianas han instado públicamente a residentes de zonas del frente, especialmente en las regiones de Donetsk y Lugansk, así como en los distritos ocupados del sur del país, a que abandonen las zonas peligrosas para evitar daños y facilitar las operaciones del Ejército ucraniano.

La mayoría se marcharon pero, a pesar de los avisos, entre el 10 y el 20 % de la población se ha quedado en el Donbás. Esto obligó al Gobierno de Kiev a cambiar las normas de evacuación para convertirlas en "obligatorias" en la región. Eso facilitó la evacuación de menores ya que solo se necesita que los padres estén de acuerdo.

Ahora se pide a los residentes que firmen documentos en los que manifiestan que se niegan a marcharse si deciden quedarse pese a las órdenes.

La secretaria general de AI, Agnes Callamard, reaccionó a las críticas en Twitter, donde denunció ataques "de trolls de redes sociales ucranianas y rusas" y aseguró que eso no hará mella en la imparcialidad de la organización y que no cambiará los hechos.

A comienzos de esta semana el Centro Anti Desinformación del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa informó de que Rusia atacó objetivos civiles 60 veces más frecuentemente que objetivos militares.

Más de 17,000 objetivos civiles fueron dañados en los primeros cinco meses de la invasión, según ese centro oficial, que afirma que las tropas rusas atacaron solo unos 300 objetivos militares.