El Cuerno de África y China empiezan una "conferencia de paz" en Etiopía

El Cuerno de África y China empiezan una conferencia de paz en Etiopía

A-AA+

Adís Abeba, Etiopía (EFE).- La primera Conferencia de Paz de China y el Cuerno de África empezó este lunes en la capital de Etiopía con la presencia de altos representantes de seis países de la región -Yibuti, Kenia, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Uganda- y el enviado especial de Pekín para el Cuerno de África, Xue Bing.

"China está haciendo mucho para apoyar al Cuerno de África, donde existen desafíos provocados por la pandemia de coronavirus, la sequía, la guerra y las migraciones", dijo Bing en su discurso de apertura de estas reuniones.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Etiopía, por su parte, anunció en un breve comunicado emitido este lunes que la conferencia se paz se centrará en temas como la paz y la seguridad, el desarrollo y la buena gobernanza de los países del Cuerno de África.

Asimismo, el asesor de seguridad nacional del primer ministro etíope, Redwan Hussein, agradeció a China su apoyo para garantizar la paz y la estabilidad en esta convulsa región, azotada por varios conflictos armados, ataques yihadistas en algunos lugares y la peor sequía de los últimos cuarenta años.

Bing aseguró que China seguirá fortaleciendo su apoyo a los países de esta zona y cooperará en sectores como la seguridad alimentaria, el desarrollo tecnológico, las infraestructuras y la lucha contra el terrorismo.

En la región del Cuerno de África existen varios conflictos en curso.

El Gobierno central de Etiopía libra una guerra contra los rebeldes del  Frente Popular de Liberación de Tigré (FPLT) en el norte del país desde hace más de dos años, lo que ha empujado a unas 9,4 millones de personas a necesitar ayuda humanitaria.

En Sudán del Sur -inmersa en una guerra desde hace cerca de nueve años, a pesar de los acuerdos de paz de 2018-, el reparto de los servicios sociales más básicos, como la sanidad o la educación, depende en buena medida de las ayudas de las ONG.

El grupo yihadista Al Shabab, afiliado a la red de Al Qaeda desde 2012, perpetra ataques con frecuencia en la capital somalí, Mogadiscio, y otros puntos del país para derrocar al Gobierno central e instaurar por la fuerza un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador).

Además, estos yihadistas han realizado atentados en otros países de la región, como Kenia y Uganda.

Al problema de la inseguridad se ha sumado una intensa sequía que está llevando a millones de personas a una situación límite.

Según un informe publicado el pasado mes de mayo por las ONG Save the Children y Oxfam, más de 23 millones de personas se están enfrentando ya a "hambre extrema" en Etiopía, Somalia y Kenia 

China ha mostrado un interés cada vez mayor por África, convirtiéndose en el primer socio comercial del continente.

Según datos recogidos por la Universidad John Hopkins (Baltimore, Estados Unidos), entre 2000 y 2019 las entidades chinas firmaron más de 1.100 compromisos de préstamo valorados en unos 153.000 millones de dólares con gobiernos africanos o con compañías de titularidad publica de los países del continente.

Asimismo, Pekín abrió en 2017 su primera base militar en el extranjero en un país del Cuerno de África, Yibuti.