EU urge a los haitianos a no tomar el "peligroso camino" a la frontera

"Tienen una misión complicada y un problema muy grande", dijo Alejandro Mayorkas

EU urge a los haitianos a no tomar el peligroso camino a la frontera
Alejandro Mayorkas / AP
El Gobierno de Estados reclamó este lunes a los haitianos que no emprendan el "peligroso camino" hacia su país, después de que más de 13.000 migrantes, en su mayoría de ese país caribeño, cruzaran en los últimos días de forma irregular la frontera desde México.
En una rueda de prensa desde la localidad Del Río (Texas, EE.UU.), el secretario de seguridad nacional (DHS, por sus siglas en inglés), Alejandro Mayorkas, reiteró que las fronteras de su país "no están abiertas" y que los migrantes "no deben emprender el peligroso viaje" hasta el linde.
"Esta Administración está comprometida con el desarrollo de vías de migración seguras, ordenadas y humanas, pero esta no es la forma de hacerlo", indicó Mayorkas sobre el cruce masivo de migrantes. Mayorkas hizo estas declaraciones después de recibir la última actualización sobre las operaciones de las autoridades migratorias sobre la situación en Del Río, ubicada en el sur de Texas y fronteriza con Ciudad Acuña (México).
CIRCULA INFORMACIÓN FALSA
A escasos metros del puente internacional en el que han acampado miles de inmigrantes los últimos días, el titular del DHS advirtió que cualquier persona que llegue al límite con México irregularmente será deportada a su país.
Mayorkas explicó que los miembros del Gobierno del presidente Joe Biden están preocupados porque los haitianos que están llegando a EE.UU. "están recibiendo información falsa que señala que la frontera está abierta o que el Estatus de Protección Temporal (TPS, en sus siglas en inglés) está disponible".
Así, clarificó que el TPS lo recibirán "solo los haitianos que vivían en EE.UU. antes del 29 de julio" y recordó que pueden obtener ese amparo migratorio si cumplen con ciertos requisitos. El TPS es un amparo migratorio creado por el Congreso de EE.UU. en la Ley de Inmigración de 1990 para cobijar a personas procedentes de países que sufran un conflicto armado, desastres naturales o condiciones extraordinarias y temporales y su concesión es competencia del DHS, previa consulta con la cartera de Exteriores.
El secretario de seguridad nacional también insistió en que las personas y las familias que llegan ahora al linde sur "están sujetas a restricciones fronterizas, incluyendo la expulsión".
AUMENTA EL RITMO DE DEPORTACIONES
Estados Unidos empezó este domingo a deportar a decenas de los haitianos retenidos en el campamento improvisado bajo el puente y trasladó a otros a diferentes lugares de la frontera, como Eagle Pass, unos 90 kilómetros al sureste. Este lunes partieron dos vuelos de deportación a Haití desde Laredo y San Antonio, ambas en Texas, respectivamente, según la organización Witness at the Border (Testigo en la frontera). El tercer vuelo con migrantes haitianos programado para este lunes cambió su destino y los llevó en primera instancia a Alexandria, en el estado de Luisiana, por motivos que no se hicieron públicos por las autoridades migratorias.
AUMENTAR LA CAPACIDAD DE LOS VUELOS
De acuerdo con Mayorkas, la intención del Gobierno de Biden es aumentar la capacidad de los tres vuelos diarios de deportación con destino a Puerto Príncipe, la capital de esa nación caribeña. Sobre esta decisión, el pastor Shaun Young, de la Iglesia de la Ciudad de Del Río, explicó a Efe que las autoridades migratorias "tienen una misión complicada y un problema muy grande" en la frontera, por lo que entiende que usen "todas sus estrategias dentro de la legalidad" para mejorar la situación en el linde. "Todo lo que podemos hacer nosotros es preocuparnos de los que sí recibimos aquí, en el refugio, a diario", agregó Young desde el único refugio que acoge diariamente migrantes que acaban de cruzar la frontera.
MÁS AGENTES PARA AGILIZAR LOS TRÁMITES
Además de incrementar la candencia de las deportaciones, la Administración estadounidense ha enviado 600 agentes a la zona de Del Río para agilizar el ritmo de los trámites migratorios. Ese ha sido precisamente uno de los tendones de Aquiles de la gestión de esta crisis migratoria, ya que la lentitud en la gestión de los documentos ha hecho que miles de migrantes se quedaran retenidos en el campamento improvisado del puente internacional.