Familiares de víctimas de atentado en base naval de Florida demandan a Arabia Saudí

Familiares de víctimas de atentado en base naval de Florida demandan a Arabia Saudí

MIAMI (EFE).- Las familias de las víctimas de un ataque terrorista perpetrado en 2019 en una base aeronaval en la ciudad estadounidense de Pensacola (noroeste de Florida) demandaron a Arabia Saudí, el país del que era ciudadano el autor, informaron este martes medios locales. 

La demanda fue presentada este lunes ante la Justicia federal por los familiares de los tres marinos que murieron, de las ocho personas que resultaron heridas y de "cinco personas traumatizadas emocionalmente", las cuales buscan ser compensadas económicamente por ello, señaló el Pensacola News Journal.   

El oficial de la Fuerza Aérea saudí Mohammed Saeed Alshamrani, que realizaba unos cursos de formación en la Base Aeronaval de la Marina en Pensacola y, según informes posteriores al hecho, se había radicalizado, disparó el 6 de diciembre de 2019 contra las personas que estaban en clase en un edificio de la instalación militar. 

El autor del tiroteo murió por los disparos de un policía local que acudió a la base como refuerzo. 

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) de EE.UU. determinó que el tiroteo fue un acto terrorista y como tal lo reivindicó en su día un dirigente de Al Qaeda.  

Según los 16 demandantes, representados por un grupo de abogados de todo el país, el Gobierno de Arabia Saudí le debe a las víctimas y sus familias dinero por el sufrimiento y dolor causados por el oficial militar saudí. 

Según la demanda, las autoridades de Arabia Saudí debían haber tenido conocimiento de los "sentimientos antiestadounidenses y las tendencias terroristas (de Alshamrani) antes de que se alistará en la Fuerza Aérea en 2015", y también de que estaba preparando un atentado en suelo estadounidenses y no hicieron nada para impedirlo. 

Como base de esta afirmación dicen que el atacante publicó mensajes en redes sociales, incluyendo uno el 11 de septiembre de 2019, que decía: "La cuenta atrás ha comenzado". 

También dicen que para entonces Al-Shamrani había elaborado un plan para el atentado y lo compartió con integrantes de Al Qaeda en la Península Arábiga para "maximizar las víctimas". 

Los demandantes alegan incluso que otros estudiantes saudíes sabía lo que iba a pasar el 6 de diciembre de 2019 y ese día no asistieron a clase porque según dijeron estaban enfermos.