Garland promete que ataque al Capitolio será una prioridad

Garland promete que ataque al Capitolio será una prioridad

  El juez Merrick Garland, el nominado por el presidente Joe Biden para el cargo de secretario de Justicia, se comprometió el lunes a priorizar la combatir la violencia extremista y señaló que su primer foco sería la irrupción al Capitolio de Estados Unidos, al tiempo que busca garantizar a los legisladores que el Departamento de Justicia se mantendrá políticamente independiente bajo su dirección.

Garland, un juez de una corte federal de apelaciones que fue desairado por los republicanos por un lugar en la Corte Suprema en 2016, se presentó el lunes ante el Comité Judicial del Senado y se espera que no enfrente problemas en su proceso de confirmación con el apoyo bipartidista.

"El secretario de Justicia representa el interés público, particular y específicamente como está definido en la Constitución y los estatutos de Estados Unidos", señaló Garland. "No planeo que éstos sean interferidos por nadie".

Garland heredará un Departamento de Justicia que sobrevivió una era tumultuosa bajo el gobierno de Donald Trump —plagada de drama político y decisiones polémicas— y que enfrentó constantes críticas de parte de los demócratas sobre lo que consideraron la politización de las principales agencias de seguridad de la nación.

"Me he hecho un tanto inmune a todo tipo de presión, aparte de la presión de hacer lo que considero es correcto, dados los hechos y la ley. Eso es lo que pretendo hacer como secretario de Justicia, No me importa quién me presione hacia alguna dirección", sostuvo.

En los primeros momentos de la audiencia, Garland enfrentó preguntas sobre sus planes para el manejo de investigaciones específicas y casos políticamente delicados, como la pesquisa que involucra al hijo de Biden y la que involucra los orígenes de la investigación Trump-Rusia, la cual continúa abierta.

Garland dijo que aún no ha hablado con Biden sobre la pesquisa a su hijo. Añadió que aceptó la nominación al cargo de secretario de Justicia porque el presidente había prometido que "las decisiones sobre investigaciones y acusaciones quedarán a cargo del Departamento de Justicia".