Irán aplicará el toque de queda

Endurece confinamiento por descontrol de pandemia

Irán aplicará el toque de queda

Teherán, Irán.- El confinamiento se instauró este sábado en Teherán y otras 150 ciudades iraníes, donde cerraron todos los comercios y servicios no esenciales y se impuso un toque de queda nocturno, ante el imparable aumento de los contagios y decesos por la covid-19.

Estas restricciones, que estarán en vigor durante al menos dos semanas, dependiendo de la evolución de la tercera ola de la enfermedad en el país, afectan a todas poblaciones consideradas de alto riesgo y catalogadas en "estado rojo".

Junto a Teherán, se encuentran en esta lista ciudades populosas como Mashad, la segunda del país, y la histórica Isfahán; pero también localidades más pequeñas como Torbate Yam (noreste) y Asad Abad (oeste), con unos 100.000 habitantes.

Los casos de covid-19 han incrementándose de modo alarmante, batiendo continuos récords diarios de muertes y contagios, que ascienden a día de hoy a 44.327 y 841.308, respectivamente, convirtiendo a Irán en el país más castigado por la pandemia de Oriente Medio.

Para contener esta crisis, las autoridades ordenaron el cierre total de todo comercio y servicio no esencial y, según pudo constatar Efe en varias zonas de Teherán, esta vez sí se está cumpliendo con la normativa.

Solo pueden permanecer abiertos los supermercados y otros establecimientos de alimentación, los bancos, las farmacias, las gasolineras y los talleres mecánicos, entre otros negocios esenciales.

La hostelería va a tratar de sobrevivir con el reparto de comida a domicilio, aunque hace unos días algunos todavía estaban a la espera de ver si en esta ocasión las autoridades controlaban o no las clausuras.

También se está tratando de fomentar el teletrabajo, ya aplicado por muchas empresas, y en el sector público durante este medio mes únicamente podrán acudir a sus puestos de trabajo un tercio de los funcionarios.

Todas estas restricciones forman parte del llamado "plan integral para combatir el coronavirus" y cuya implementación requiere, según recordó el presidente iraní, Hasan Rohaní, que "todas las instituciones 

trabajen juntas".