La ultraderechista AfD buscará en la salida de pandemia nuevo tema para ganar votos en Alemania

La ultraderechista AfD buscará en la salida de pandemia nuevo tema para ganar votos en Alemania
Foto: AP

BERLÍN, Alemania (EFE).- La ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), primer partido de la oposición en el Bundestag, celebra el fin de semana un congreso nacional en el que posiblemente apueste por vincular inmigración y salida de la pandemia con el fin de recuperar algún voto de cara a las generales de septiembre. 

La AfD no se está beneficiando de la continua pérdida de popularidad en las encuestas del bloque conservador de la canciller, Angela Merkel, tras los malos resultados en dos elecciones regionales y el escándalo revelado por negocios con mascarillas sanitarias en sus filas. 

Así, la formación ultraderechista, que también perdió votos en las comicios de marzo respecto a los regionales de 2016, en el mejor de los casos se mantiene en las encuestas de una semana a otra cuando no pierde puntos. 

En el estado federado de Baden-Württemberg (sur), la AfD cayó 5.4 puntos, hasta el 9.7 % de votos, y en Renania-Palatinado (oeste) perdió 4,3, hasta el 8.3 %. 

Hasta las generales de septiembre quedan unos terceros comicios regionales, en junio, en Sajonia-Anhalt, donde en las pasadas elecciones la AfD se colocó como segunda fuerza con el 24.2 % de los votos. 

  

LA PANDEMIA, EL PRINCIPIO DEL FIN DEL ÉXITO DE AFD 

El experto en extremismo y populismo ultraderechista Alexander Häusler considera que la pandemia del coronavirus posiblemente ha iniciado el fin de la "ronda de éxitos sin precedentes" de AfD, que en los ocho años desde su fundación ha logrado entrar en los 16 parlamentos regionales y el Bundestag. 

La cuestión de los refugiados "forma parte del ADN de AfD", aseguró en una conversación con medios extranjeros, y agregó que estos "típicos temas" atribuibles a la formación ultraderechista, como la migración y el islam como la imagen del enemigo, ya no pueden ser explotados por el partido, porque han pasado a segundo plano.  

De ahí el intento de AfD de ponerse al frente de los movimientos de protesta contra las restricciones anticovid, formados por una "extraña mezcla" de negacionistas, conspiranoicos y ultraderechistas, lo que no le ha traído el éxito esperado, apuntó. 

Según Häusler, la formación ultraderechista "ha apostado por el caballo perdedor", porque muchos de sus electores tienen miedo a contagiarse y apoyan la vacunación contra el coronavirus. 

Por eso, de cara al congreso nacional de este fin de semana en Dresde (este), que se celebra de forma presencial con la participación de unos 600 delegados, se dibuja un "nuevo tema" propagandístico, la vinculación de la salida de la crisis de la pandemia con el tema de la inmigración, es decir, la idea de "primero los alemanes" y "ningún dinero para la Unión Europea". 

  

AFD COMO "ALTERNATIVA PATRIÓTICO-SOCIAL NACIONALISTA" PARA SALIR DE LA PANDEMIA 

Es posible, subraya el experto, que la AfD busque posicionarse como "una alternativa patriótico-social nacionalista" y "ganar puntos con el miedo y las adversidades económicas" de los alemanes. 

Podría ser "una tendencia" y a la vez "la orientación futura" del partido.  

Otro punto en el congreso nacional de este fin de semana será, además de la aprobación del programa electoral para los comicios de septiembre, el esperado enfrentamiento entre el copresidente del partido Jörg Meuthen, del ala más moderada, y el ala más radical de la formación.  

Häusler ve bastante posible una escisión de partido, como ya ocurrió en anteriores ocasiones con la salida de su fundador, Bernd Lucke, del entonces sector más liberal y euroescéptico, arrinconado por Frauke Petry, representante del ala derecha y nacional-conservadora, quien a su vez abandonó posteriormente el partido por el giro extremista de la formación. 

Todo dependerá de si el partido, objeto de vigilancia en su totalidad de los servicios secretos del Interior, finalmente es considerado "extremista", lo cual podría acabar reduciéndolo al nivel de una "Lega Este", es decir, un partido radical de derechas en los estados federados del este alemán, precisó el experto.  

En tanto, según el sondeo más reciente del instituto demoscópico Forsa, realizado entre el 30 de marzo y el 1 de abril en torno a la Semana Santa y difundido el miércoles por el grupo mediático RTL, los partidos se mantienen en intención de voto respecto a la semana anterior a excepción de la AfD, que pierde uno.  

De celebrarse ahora elecciones generales, los conservadores sumarían el 27 % de los votos -frente al 32.9 % en los comicios de septiembre de 2017-; los socialdemócratas, un 15 % (20.5 %); los liberales, un 10 % (10.7 %); los verdes, un 23 % (8.9 %); la Izquierda, un 7 % (9.2 %); y la ultraderechista AfD, un 10 % (12.6 %). 

La última encuesta de la ZDF, considerada el barómetro político más fiable del país y realizada entre el 23 y el 25 de marzo por el instituto demoscópico Forschungsgruppe Wahlen, la AfD suma dos puntos respecto a antes de la pandemia del coronavirus, hasta el 12 %, mientras los conservadores se desploman hasta el 28 %, siete puntos menos.