Países Bajos pone bajo protección policial a presidenta de radiodifusión pública por graves amenazas

Países Bajos pone bajo protección policial a presidenta de radiodifusión pública por graves amenazas

A-AA+

LA HAYA (EFE).- La presidenta de la organización de radiodifusión pública NPO en Países Bajos, Frederieke Leeflang, está bajo protección policial tras recibir graves amenazas presuntamente de simpatizantes de otra emisora populista de derecha, aseguró hoy un portavoz del propio organismo público.

NPO, que confirmó oficialmente las amenazas y la protección policial, se niega a hacer comentarios sobre su origen, aunque fuentes de la organización han señalado a la estación neerlandesa BNR que las amenazas provienen de simpatizantes de la emisora Ongehoord Nederland (ON), de tendencia populista de derechas. 

Sin embargo, ON asegura en una breve reacción que desconoce el perfil de las personas que amenazan a Leeflang y aseguró que se distancia "fuertemente de cualquier amenaza, tanto física como verbal, a periodistas o personas que trabajan en los medios de comunicación".

En 2020 ON logró los 50,000 miembros necesarios para exigir ser admitida como medio de la red pública NPO y recibió el respaldo provisional del gobierno neerlandés en julio del año pasado, logrando formar parte del sistema de radiodifusión público neerlandés el pasado enero. 

La defensora del espectador de los medios públicos, Margot Smit, emitió un informe el pasado día 7 en el que denunció que ON ha estado "violando de forma repetida las pautas periodísticas" al difundir información "evidentemente falsa sin rectificarla". 

Uno de los casos que más críticas causó fue la invitación al político flamenco de extrema derecha Filip de Winter para hablar, sin que nadie pueda rebatir sus argumentos, del "plan de Kalergi", una teoría de la conspiración difundida en círculos nacionalistas y de extrema derecha que asegura que la inmigración a Europa tiene el objetivo de eliminar a las personas blancas. 

Su participación en ON incluso provocó las críticas desde el Parlamento neerlandés.

NPO está estudiando la imposición de multas a ON si no cambia sus métodos de trabajo, por lo que podría perder hasta medio millón de euros de dinero público, aunque esto sería "una amenaza directa a la supervivencia de la cadena de radiodifusión y un ataque directo a la libertad de prensa", según advirtió el presidente de ON, Arnold Karskens.

Ahora, tiene una semana para presentar una estrategia de trabajo adaptada a los estándares del periodismo, y NPO tomará una decisión final en la primera semana de julio.

Ya hay peticiones de diputados para celebrar un debate urgente en el Parlamento neerlandés antes del receso de verano para discutir la seguridad de la prensa en Países Bajos, debido al aumento de las amenazas a los reporteros, especialmente los periodistas locales y los que trabajan para la red de medios públicos.