Tensión en frontera polaca con enclave ruso Kaliningrado tras embargo lituano

Tensión en frontera polaca con enclave ruso Kaliningrado tras embargo lituano
Foto: EFE

A-AA+

Cracovia, Polonia (EFE).- La tensión en las poblaciones cercanas a la frontera polaco-lituana y al enclave ruso de Kaliningrado crece tras el bloqueo lituano al tránsito de mercancías rusas y el temor a una agresión por parte de Moscú.  

Según los alcaldes de los municipios polacos cercanos al llamado "corredor de Suwalki", una zona poco poblada y con escasa presencia militar, su ocupación podría permitir a Rusia transportar mercancías por tierra a Kaliningrado, por lo que crece la alarma entre los residentes de la región. 

El "corredor de Suwalki" es la franja fronteriza de algo menos de cien kilómetros, que separa a Polonia de Lituania, y su importancia estratégica se ha vuelto más notoria tras el bloqueo lituano al tránsito de mercancías rusas a través de Lituania. 

La medida, que Vilna justifica como una aplicación de las sanciones de la Unión Europea a Moscú, fue calificada de "ilegal y sin precedentes" por el Kremlin, que ha amenazado a Lituania con represalias. 

Los alcaldes informan a los residentes en la zona sobre el uso de sótanos y garajes como refugio en caso de una agresión rusa y reclaman al gobierno la construcción de instalaciones defensivas. 

En recientes declaraciones a medios polacos, Czeslaw Renkiewicz, alcalde de Suwalki, ciudad a pocos kilómetros de la frontera con Lituania y Kaliningrado, afirmó haber recibido del gobierno central una lista de lugares que podrían ser empleados como refugios para la población civil si estallase una guerra con Rusia. 

"Pero no publicaremos esa lista en internet para no aumentar la ansiedad de los vecinos", dijo el alcalde. 

Daniel Domoradzki, presidente de una asociación cívica de Masuria, provincia a la que pertenece Suwalki, reclamó hoyi "una reacción inmediata" del gobierno ante la falta de refugios para civiles en caso de una intervención rusa. 

Según los datos de Protección Civil de Polonia, hay unos 40.000 refugios distribuidos en el país, pero la mayoría se encuentran en estado de abandono o inservibles y su capacidad total solo sería suficiente para acoger a un millón de personas, mientras que Polonia tiene casi 39 millones de habitantes. 

Por su parte, el secretario municipal de Elk (norte), a escasos kilómetros de la frontera con Kaliningrado, instruyó a sus vecinos para el uso de garajes subterráneos y sótanos como protección ante una eventual invasión del ejército ruso. 

En conversación telefónica con Efe, Maciej Rafalik, vecino de Suwalki, afirmó hoy que "si vinieran los rusos no habría tiempo para nada más que rezar, porque esta región es plana como la palma de una mano y los tanques llegarían aquí en media hora". 

"Yo me quedaría a luchar y enviaría a mi familia a Varsovia", añadió, tras afirmar que la mayoría de los habitantes de la zona son conscientes de la gravedad de la situación "desde que los rusos empezaron una nueva guerra europea" al invadir Ucrania.