Veinte años por homicidio a hombre que se amparó en polémica ley de Florida

Veinte años por homicidio a hombre que se amparó en polémica ley de Florida
Foto: AP

MIAMI (EFE).- Michael Drejka, el hombre que en julio del año pasado mató de un disparo al afroamericano Markeis McGlockton y se amparó en una polémica ley de defensa, fue sentenciado este jueves a 20 años de cárcel.

Drejka, de 49 años, en agosto pasado había sido declarado culpable de homicidio involuntario por un jurado en una corte del Condado Pinellas, en el oeste de Florida, tras un juicio de cinco días.

El juez Joseph Bulone señaló hoy que el día de los hechos, ocurrido en el estacionamiento de una bodega de la ciudad de Clearwater, el sentenciado actuó como un "aspirante" a agente policial y como un "autoproclamado monitor de estacionamientos para discapacitados".

El 19 de julio de 2018, Drejka, un hombre blanco, confrontó a Britany Jacobs, la novia de la víctima, por haberse aparcado en un sitio destinado para discapacitados.

Momentos después, McGlockton, padre de cuatro hijos y que el día de los hechos estaba con uno de ellos, salió y empujó al sentenciado al suelo, quien segundos después sacó su pistola y disparó al hombre.

El hecho fue registrado por una cámara de seguridad.

Inicialmente, el alguacil de este condado, Bob Gualtieri, se negó a detener a Drejka en base a la ley estatal "Stand Your Ground" ("Quédate donde estás"), que permite a una persona que considere que está en riesgo de morir o sufrir daño físico grave el uso de "fuerza mortal" permaneciendo en su lugar; es decir, sin necesidad de tratar de huir del peligro.

La puesta en libertad en ese entonces del ahora sentenciado motivó las protestas ciudadanas y el rechazo de políticos locales.

Gualtieri no detuvo al atacante debido a que, según dijo, no estaba claro si es que en ese caso aplicaba o no la ley, y traspasó el expediente a la fiscalía del condado para una evaluación final, que decidió presentar cargos de homicidio involuntario.

En agosto de ese año, las autoridades condales detuvieron a Drejka y le impusieron una fianza de 100 mil dólares.

El sentenciado ya había sido denunciado en otras tres ocasiones de agresión al volante y de amenazar con su arma, una de ellas cerca del mismo estacionamiento donde murió McGlockton.

"Ahora puedo ir a casa y decirles a mis hijos que el asesino no se escapó con el asesinato de su papá", dijo Britany Jacobs a los periodistas en los exteriores del juzgado tras la sentencia.