Miles exigen que haya justicia por el "Halconazo"

López Obrador pide perdón y disculpas por la represión del 10 de junio de 1971

Miles exigen que haya justicia por el "Halconazo"

CIUDAD DE MÉXICO.- Bajo la consigna de "10 de junio no se olvida", el presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció este jueves, a nombre del Estado mexicano, perdón y disculpas por la represión ocurrida el 10 de junio de 1971 en contra de estudiantes de la UNAM y del IPN en la colonia San Cosme, en Cdmx.

En conferencia de prensa matutina, el titular del Ejecutivo federal aseguró que su gobierno garantiza la no repetición de estos hechos en contra de quienes estén en contra del gobierno y por quienes lucha por transformación y cambios.

"10 de junio no se olvida. Son 50 años de la represión del 10 de junio de 1971, eran los tiempos del autoritarismo, cuando se formaban grupos para reprimir a opositores, acababa de pasar la represión del 68, estaba aplicándose lo que se conoce como la Guerra Sucia.

"A 50 años del ´Halconazo´ y de la represión ofrecer, en mi carácter del representante del Estado mexicano, una sincera disculpa, un sincero perdón y el compromiso, sobretodo de la no repetición de que nunca más se reprima a quienes protestan, a quien luchan por las transformaciones, por los cambios, a quienes no están de acuerdo con el gobierno y deben de contar con todas las garantías para ejercer sus libertades".

En Palacio Nacional, el Mandatario recordó que en esa época existía la Dirección Federal de Seguridad (DFS) que actuaba de manera ilegal y acusó que era el brazo represor del Estado.

"Muchos jóvenes fueron reprimidos, desaparecidos, en esos tiempos, y todavía sus familiares los están buscando. Desde luego los extrañan, les lloran y nosotros queremos enviar un abrazo a todos los familiares de las victimas d ella presión en este día 10 de junio", agregó.

Este jueves por la tarde, el presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió en Palacio Nacional con sobrevivientes del "Halconazo" y víctimas de la llamada Guerra Sucia.

Acompañados por Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), una docena de sobrevivientes y víctimas entraron al recinto histórico para el encuentro.

Otro grupo de familiares de víctimas de la Guerra Sucia, agrupados en el colectivo Eureka! se concentró afuera de la Catedral Metropolitano para recordar las huelgas de hambre que realizaron en la década de los 70 y 80 en ese lugar para exigir la presentación con vida de los desaparecidos.