Electromovilidad

En los últimos años hemos sido testigos del incremento de vehículos en circulación en nuestra ciudad, esto lo vemos todos los días, quienes circulamos en nuestra hermosa ciudad, y sobre todo en horas pico en las vías con mayor carga vehicular.  

La gran mayoría de nuestros vehículos trabajan con combustibles fósiles (gasolina, diésel, principalmente). El problema con el uso de estos productos derivados de combustibles fósiles es que genera una gran cantidad de gases, una de las principales fuentes de contaminación atmosférica, ya que contribuye a aumentar el efecto invernadero, que produce un aumento de la temperatura. Aunado a esto, los efectos del cambio climático que hemos estado sufriendo, con días más calurosos y olas de calor nos llevan a un mayor aumento de la temperatura.  

Algunas de las estrategias que se han utilizado en ciudades de otros países para disminuir estos efectos y disminuir la contaminación ambiental, ha sido el establecimiento de estímulos fiscales para incentivar a la población de las ciudades a impulsar cambios en la compra de vehículos que utilizan energía alternativa, como los vehículos: eléctricos,  híbridos, de pila, que trabajen con gas natural, a biodiésel,  que utilizan hidrógeno. 

Otras opciones para la ciudadanía, han sido impulsar el uso de la bicicleta; el uso de patinete eléctrico y moto eléctrica; además, de acompañar este ejercicio con campañas de sensibilización y respeto a los usuarios de este tipo de vehículos por parte de los automovilistas. Además de generar infraestructura específica para que estos tipos de instrumentos tengan seguridad en su desplazamiento (como ciclo vías). 

Otra opción para el gobierno, es impulsar la infraestructura de la ciudad considerando trenes ligeros,  los tranvías, y teleféricos. 

Desde la perspectiva del sector público una estrategia interesante que han impulsado algunos gobiernos de ciudades ha sido el uso de la electromovilidad. Que refiere el uso de transportes y/o vehículos que utilizan energía eléctrica y/o energía alternativa aplicada a los medios de transporte públicos.  

Es complicado para un gobierno asegurar que la ciudadanía va a cambiar los medios de movilidad con los que cuenta por medios que manejen energías limpias, sobre todo por el costo de introducción de muchos de ellos, muy posiblemente en un futuro no tan lejano esto cambie. Pero para el sector público debe ser una prioridad contar con una ciudad sostenible. Esto refiere la alta conciencia que deben tener los servidores públicos en relación a la inversión de recursos públicos para cambiar a energías limpias, los vehículos con que cuenta y el transporte público destinado a la movilidad de la ciudadanía.

Ciudades en América Latina como Costa Rica y Uruguay son un claro ejemplo del interés de los gobiernos por el cuidado ambiental en el largo plazo, ya que han desarrollado sistemas de transporte eléctrico y sostenible, utilizando energía renovable.

En Europa hay muchos más casos de ciudades donde los gobiernos aplican la electromovilidad como es el caso de: España, Alemania, Estocolmo  y Polonia.

 Creo que como ciudadanos tenemos una gran responsabilidad y debemos tomar conciencia de la importancia de la sostenibilidad y del uso de energías renovables, para  mantener a nuestro planeta. Considero que para los gobiernos es un desafío el poder transitar a ciudades sostenibles y con electromovilidad para disminuir los efectos de la contaminación. 

@Marbygm

mbygm99@hotmail.com