Las campañas y la legalidad

Una vez que han dado inicio las campañas electorales es un buen momento para recordar lo obvio: el resultado de los comicios estará determinado por todos y cada uno de nuestros votos. Cada ciudadano tiene el enorme poder de fijar el rumbo del país, ya sea a nivel de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, en las entidades federativas, en los municipios o en las alcaldías de la CDMX. 

Nuestra responsabilidad es ejercer ese poder y no dejar que otros decidan por nosotros. Lo debemos hacer partiendo de la idea de que el sistema electoral mexicano es confiable y transparente: son los ciudadanos los que reciben los votos y quienes los cuentan. La legislación aplicable contiene tantos candados y salvaguardas que es literalmente imposible organizar un fraude de gran escala, lo cual no quiere decir que no existan actores dispuestos a intentarlo con tal de mantenerse en el poder. 

Lo interesante será ver el comportamiento de los aspirantes a convertirse en servidores públicos (o a seguirlo siendo, en el caso de quienes van a intentar la reelección). En particular, habrá que ver si los candidatos optan por un discurso de descalificación, insultos y denuestos, o si bien se concentran en hacer propuestas y defender un programa político que entienda y atienda los problemas del país.

En el caso de que no sigan el mal ejemplo de los políticos que solamente descalifican a los demás, habrá que ver si las propuestas que realicen son viables o si solamente van a presentar promesas imposibles de cumplir o de signo claramente populista. 

Los ciudadanos debemos ser exigentes con los candidatos. Los problemas de inseguridad, precariedad económica y desde luego los de salud, son enormes. No podemos darnos el lujo de elegir a personas que van a nadar de muertito durante tres o seis años, como si fueran simples becarios. Necesitamos personas que dejen a un lado las excusas y sean capaces de resolver los problemas que tenemos. Ya no se trata de que "si no pueden, renuncien". Ahora es: "Si no pueden, mejor que no lleguen".

No sería improbable que en el futuro cercano tengamos que enfrentar otra pandemia. Hay científicos que han alertado sobre dicha posibilidad. Ante la boleta electoral, cada ciudadano debe pensar qué tipo de gobernantes desearíamos que le hicieran frente: los que tienen mil excusas y ninguna solución, o los que al menos están preparados para hacerlo. Ese es el dilema que estamos llamados a resolver el primer domingo de junio.

Investigador del IIJ-UNAM

Twitter: @MiguelCarbonell