Mirador

¿Acabará algún día esta plaga?

Estoy seguro de que sí. Todas las plagas que en el mundo han sido han acabado, tanto las surgidas de la naturaleza como las provocadas por el hombre.

Nuestra medida de las cosas es extraña. La felicidad nos parece que dura un instante, y la desgracia una eternidad. En estos días pensamos que la pandemia que ha trastocado nuestra vida ya no se irá jamás de ella, y que estamos condenados a perpetuo cubrebocas, si no es que a confinamiento permanente.

No es así. La vida, la eterna y  poderosa vida, se impondrá sobre las amenazas de la enfermedad y de la muerte. Otra vez serán el abrazo, y la gozosa reunión con la familia y los amigos, y la fiesta, y el encuentro comunitario sin temores mi inquietud.

Esto pasará. Lo digo con base en una verdad de Perogrullo: todo pasa. Cuando esto se vaya quedará una estela de dolor, pero a la pena seguirá el consuelo que con el tiempo viene. Tengamos ahora la esperanza que viene con la fe.

Mientras tanto sigamos cuidándonos. Sigamos viviendo.

¡Hasta mañana!...