Niños, niñas y adolescentes violentados

"Plebe, ya te manchaste las manos de sangre

ni modo, ya no queda de otra, sólo queda entrarle

te enseñaste a matar temprano y has tomado el mal camino

no cumples ni lo quince años y aún tienes la cara de niño..."

"El niño sicario" Calibre 50

Son ya varias generaciones "borradas del mapa" de niños, niñas y adolescentes, de su salud mental que debieron tener, así como el bienestar psicosocial que el Estado como tal debió brindarles. Según Observatorio Nacional Ciudadano a nivel nacional el número de niños, niñas y adolescentes que están en riesgo de ser reclutados por la delincuencia organizada es de casi 794 mil, todos en una grave situación de educación, pobreza y violencia.

La UNICEF ha publicado en su última edición "El Estado Mundial de la Infancia en la Salud Mental". De entrada el documento exige romper el silencio y abordar el estigma, así como invertir en la salud mental de los niños y adolescentes con intervenciones directas en educación y protección social con programas de crianza y programas integrales en las escuelas. 

Niños golpeados, violados, maltratados, y hambrientos no es un buen síntoma para un país, ahí está el verdadero termómetro de la salud de una sociedad, "cómo protege a sus niños". Al estar sumergidos y luego ser reclutados desde muy pequeños por el crimen al mundo violento, les provoca lazos de pertenencia casi irrompibles. 

La propia UNICEF reconoce un grave problema de violencia en México con nuestros niños. -Seis de cada diez niños, niñas y adolescentes han sufrido "métodos de disciplina" violentos por parte de sus padres, madres, maestros y cuidadores-. Adicionalmente México vive en un contexto de violencia originado por los altos niveles de desigualdad social, impunidad y presencia cada día más extendida del crimen organizado. Según cifras del INEGI 8 mil 664 niños, niñas y adolescentes fueron asesinados entre el 2010 y 2016 y 6 mil 257 registrados como desaparecidos.

Van algunos datos de la salud mental de los niños, niñas y adolescentes: La ansiedad y la depresión representan alrededor del 40% de estos trastornos de salud mental diagnosticados; los demás incluyen el trastorno por déficit de atención/hiperactividad, el trastorno de la conducta, la discapacidad intelectual, el trastorno bipolar, los trastornos alimentarios, el autismo, la esquizofrenia y un grupo de trastornos de la personalidad; Las investigaciones han demostrado que la exposición a por lo menos cuatro experiencias adversas en la infancia está firmemente asociada con la aceptación de riesgos en el ámbito sexual, los trastornos de salud mental y el abuso del alcohol y está aún más firmemente asociada con el uso problemático de drogas, la violencia interpersonal y la violencia contra uno mismo. 

TAPANCO: Antes de la concepción y en la primera infancia, los factores de riesgo para la salud mental del niño son el bajo peso al nacer, la desnutrición materna, la salud mental de la madre y la paternidad adolescente. La relación entre la pobreza y la salud mental es de doble vía. La pobreza puede provocar problemas de salud mental, y los problemas de salud mental pueden provocar pobreza. En todo el mundo, casi el 20% de los niños menores de 5 años viven en la pobreza extrema. 

Así, con el correr de los años, nos los toparemos al voltear en una esquina, dispuestos a todo, pues no tienen nada que perder, lo perdieron hace mucho tiempo, o quizás tal vez, nunca tuvieron nada que perder.

https://www.unicef.org/es/informes/estado-mundial-de-la-

infancia-2021

Francisco.soni@uaslp.mx 

Twitter: @franciscosoni