Para ser hay que parecer

Hace aproximadamente tres semanas vi una fotografía en medios y redes que me llamó la atención: la Presidenta del Supremo Tribunal de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado, Magistrada Olga Regina García López aparece en la ventanilla de la oficialía de partes del Congreso del Estado entregando unos documentos.

Luego me enteré de que esos documentos eran dos iniciativas que suscribe la magistrada, aunque no se bien si como ciudadana o en ejercicio de su encargo, dado que son confusos en ese aspecto. Al calce, acompañando el nombre de la Presidenta, se puede leer, luego de su nombre, "La Presidenta del Supremo Tribunal de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado de San Luis Potosí", lo que supondría que las presenta a nombre de tales entes públicos. Por otra parte, en el proemio de los documentos se puede leer que la magistrada, luego de citar sus títulos, señala que comparece en su carácter de ciudadana.

El Supremo Tribunal de Justicia en el Estado y los ciudadanos tienen derecho de iniciar leyes ante el Congreso del Estado, eso es indudable. Sin embargo, en ninguna parte del documento se señala que el Pleno del Supremo Tribunal de Justicia, único de los dos cuerpos judiciales que preside la magistrada que tiene derecho de iniciativa, haya acordado o instruido la presentación de tales instancias legislativas, por lo cual, parece lo más sensato pensar que el acto obedece más a un acto ciudadano que oficial a partir de un Poder del Estado.

Desde siempre, si una autoridad par acude a instar una reforma o una ley, por protocolo es recibido el titular del Poder iniciante por el Presidente de la Legislatura para que, en un acto entre iguales, mande recibir el documento luego de atender personalmente al funcionario. No recuerdo haber visto a un Gobernador estar en la ventanilla de la oficialía, haciendo lo que hizo la magistrada Olga regina García.

Porque, de ser promovidas las iniciativas por el Supremo Tribunal, el craso error protocolario de acudir su Presidenta a la ventanilla de la oficialía de partes, en persona, a entregar los documentos, mandaría un mensaje equivocado de la paridad entre poderes.

No es cuestión menor, dado que la relación entre Poderes implica una serie de protocolos que simbolizan y facilitan la relación de paridad que la Constitución les reconoce. Si la ciudadana Olga regina García acudió por su cuenta, no hay nada que decir, pero si quien aguardaba en la ventanilla a que impusieran el sello de "recibido" era el Poder Judicial del Estado, me parece que algo no marcha bien. Recordemos que la fracción III del artículo 17 de la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado señala como atribución de la presidencia del Supremo Tribunal de Justicia en el Estado el representar al Poder Judicial. ¿Quién estuvo en esa ventanilla, Olga Regina García López, ciudadana, o el Poder Judicial del Estado?

En fin, que para ser, hay que parecer.

Un comentario final sobre el contenido de las iniciativas presentadas. Una de ellas corresponde a modificaciones a la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado con el fin de incorporar disposiciones en materia de juicio en línea y firma electrónica. Esto es una necesidad urgente y espero que el Congreso del Estado la enriquezca y se resuelva un problema de la administración de justicia que requiere de inmediata atención.

La otra es para expedir una "Ley que establece las bases de operación de la justicia terapéutica para el Estado de San Luis Potosí.". En relación a esta, recomiendo a los diputados leer el inciso c) de la fracción XXI del artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que dice que es atribución exclusiva del Congreso de la Unión expedir a legislación única en materia procedimental penal, de mecanismos alternativos de solución de controversias en materia penal, de ejecución de penas y de justicia penal para adolescentes, que regirá en la República en el orden federal y en el fuero común. Así no tendrá el legislativo que cargar culpas ajenas.

@jchessal