¿Qué es el Bitcoin, por qué ha aumentado tanto su precio y por qué debería importarnos?

Para empezar, hay que empezar por definir qué es el Bitcoin (símbolo: ; código: BTC). La Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos de América tiene una página dedicada exclusivamente a las criptomonedas, también llamadas monedas virtuales, o dinero digital. Esto implica que no hay dinero en papel o en moneda, sino que todo se hace en medios digitales. Entre las más conocidas, se encuentran el Bitcoin y Ether. Estas monedas se pueden comprar de manera virtual y ser almacenadas en un monedero electrónico, ya sea para hacer transferencias o como inversión, esperando que aumente su valor en el tiempo.

El Bitcoin es un protocolo, concebido como un proyecto de código abierto (es decir, en el que cualquiera puede participar), que se usa como criptomoneda, sistema de pago o mercancía. Fue concebida desde el año 2008 al 2010, y cada unidad se compone de 100 millones de "Satoshis", en honor a la entidad que lo creó, conocido bajo el pseudónimo de Satoshi Nakamoto.

Desde sus inicios, el Bitcoin estuvo rodeado de incertidumbre y de "mala fama" debido a que es una divisa con la que solían hacerse, transacciones relacionadas con el crimen organizado. Por ejemplo, este fue el caso de Ross Ulbricht, fundador de Silk Road, organización que traficaba droga y armas en la red profunda o deep web, o el de Trendon Shavers, declarado culpable por realizar operaciones fraudulentas conocidas como esquema Ponzi, donde se pagan los intereses a los inversionistas con el mismo dinero que invirtieron, utilizando como divisa el Bitcoin. En cierta manera tiene sentido, ya que dichos intercambios no pueden ser revertidos.

Ahora bien, ¿Por qué se han vuelto tan populares en los últimos años? Un punto importante es la desconfianza de las personas en sus gobiernos locales. Así como el Dólar Estadounidense o el Peso Mexicano están respaldados por sus gobiernos, el Bitcoin sólo está respaldado en la confianza que tienen sus usuarios en el mismo, por lo que su valor puede sufrir fluctuaciones abruptas casi cada hora, implicando que las ganancias pueden multiplicarse casi de un momento a otro. Por ejemplo, de acuerdo con el diario eltiempo.com, en el 2020 el precio por Bitcoin ascendió a los 19 mil dólares estadounidenses, con un aumento acumulado durante todo el año superior al 150%. Por su parte, en 2017 también había multiplicado su valor y descendió a menos de 4 mil dólares en 2018. 

En teoría, este tipo de transacciones también eran atractivas porque ofrecían anonimato, privacidad y seguridad con tecnología de punta como el Blockchain. La paradoja es que, con ánimo de proveer mayor seguridad a los usuarios, en la actualidad es este mismo software el que hace pública la información del historial crediticio, de las transacciones y los destinatarios.

De cualquier forma, lo cierto es que cada vez más instituciones a nivel internacional están utilizando las criptomonedas como método cambiario y de inversión, lo que le ha proveído de una base sólida y de mayor confianza. Por ejemplo, Paypal ha permitido a sus usuarios hacer uso de las mismas para hacer pagos, e incluso JPMorgan Chase & Co. ha creado una unidad para proyectos que se realicen haciendo uso exclusivamente de dinero digital. Por su parte, el macro inversionista de la bolsa de Wall Street, Paul Tudor Jones comenzó a realizar inversiones desde el año pasado, destacando a las monedas virtuales como una excelente cobertura contra la inflación.

Por otro lado, con la crisis generada por la pandemia, los bancos centrales de diversos países han intervenido en los mercados financieros, implementando tipos de interés cero o negativos, adquiriendo deuda e imprimiendo moneda. Retomando el punto de la desconfianza hacia los gobiernos, el mercado financiero las considera como una protección a la desenfrenada impresión de dinero de los bancos centrales, puesto que número de Bitcoins es finito y no puede haber más de 21 millones de estas criptomonedas en circulación.

Pero bueno, se preguntará la gente que de manera cotidiana compra pan, leche o huevo con monedas impresas en su país, ¿A mí esto cómo me afecta? Al estar inmersos en una economía global, y dado que en México consumimos una gran cantidad de productos importados del extranjero, la devaluación del dólar estadounidense y el alza del Bitcoin no deberían pasar inadvertidos. Tomemos en cuenta que la administración entrante del presidente Joe Biden en Estados Unidos de América planea hacer justo lo que ya se comentó: imprimir tres billones de dólares estadounidenses y un paquete de infraestructura como parte de su programa "Una Mejor Reconstrucción", a la par que ha pedido a su Congreso que proporcione a sus ciudadanos dos mil dólares como pagos de estímulo para compensar la devastación económica de la pandemia.

Estamos frente a un panorama donde, la que se creía la "moneda más fuerte del mundo", se tambalea. Esto puede alterar el precio de los bienes que importamos, con los que producimos y vendemos. Estemos atentos, que pronto veremos más noticias sobre este tema.