Válgame Dios

No sólo nos alegramos porque San Luis Potosí está triunfando como región vitivinícola, ofreciendo algunos de los vinos con mayor personalidad en el entorno mexicano, ahora también celebramos que un potosino que emprendió el viaje hace unos años en su personal carabela y ha estado haciendo campaña en la tierra del mismísimo Bernal Díaz del Castillo, ha izado su bandera e instaurado su fe, no por la fuerza de la espada, sino por medio de su sensibilidad y trabajo enológicos.

La Federación Española de Asociaciones de Enólogos, a través de su concurso VinEspaña 2019, ha premiado al vino Válgame Dios 2016 de la bodega Campo de Toro, propiedad de Francisco Villanueva Ponce, con Medalla de Oro. Lo primero que hay que saber es que este concurso es muy especial, está creado, mantenido y sancionado por los enólogos españoles, no por entidades con intereses comerciales, como en el caso de muchos otros premios. Aquí son los enólogos los que evalúan el resultado del trabajo de sus propios agremiados, no los críticos, los periodistas o los distribuidores; es decir, es un premio de singular peso y mérito.

  Que Paco Villanueva haya trascendido nuestras fronteras y esté conquistando nada menos que en uno de los mercados más competidos, una de las naciones productoras de vino más exitosas del mundo, es algo que vale la pena dimensionar en su justa medida: en términos taurófilos sería como si uno de los nuestros va y sale por la puerta grande de Las Ventas o por la Puerta del Príncipe... ¡en la corrida de los victorinos!

Naturalmente, Paco no es ningún improvisado, es enólogo de profesión, con basta experiencia, aunque muchos en San Luis lo conocen mejor por su desempeño como empresario. Aquel trayecto lo llevó a establecer su operación en una de las regiones vinícolas más interesantes de España, la región zamorana de Toro, de donde pueden sonarle, caro lector, bodegas como Numanthia, Teso la Monja, Vega Sicilia, Dominio del Bendito o San Román. Como hemos comentado en otras ocasiones, aquí en Toro están algunos de los viñedos más viejos del mundo, vides centenarias de Tinta de Toro (una versión de la Tempranillo con mucha testosterona), en un clima más extremoso que sus contrapartes ribereñas o riojanas, con suelos muy pobres, que producen vinos con mucho de todo: color, aroma, potencia, sabor, grado alcohólico, taninos. No por nada se llama <Toro>.

La región, en general, ha estado de moda durante las últimas dos décadas, está bien posicionada en el mercado global, ha recibido inmigrantes de Francia, como el famoso actor sibarita Gerard Depardieu; de la Ribera del Duero, como la citada Vega Sicilia, que hace allí Pintia; de la Rioja, como la familia Eguren, quienes han fundado en Toro dos bodegas de élite mundial en un espacio de sólo 20 años... Pues es justo aquí, ante estos descomunales gigantes, que nuestro querido Paco ha ido a embrazar su adarga y buscar batalla; es en ese albero, ante esos monumentales miuras, que nuestro quijote potosino ha ido a plantar sus zapatillas y hacerles faena.

El vino premiado, que ya tuve oportunidad de probar y usted puede conseguir aquí en San Luis [por cierto, a un precio muy asequible (8-12-35-55)], Válgame Dios 2016, es un tinto con mucha tipicidad, tanto regional como varietal (todo el tipo de la ganadería); esto se nota desde que se vierte en la copa, con un color muy profundo de reflejos violáceos y capa muy alta (azabache zaíno). En nariz presenta con gran intensidad (como recién salidito de toriles), fruta muy madura, tostados del roble y especias dulces (piense en un cinqueño con impresionante trapío pero con una embestida de caramelo). En el paladar es potente, concentrado, con cuerpo, de taninos sedosos y un final largo e intenso (empuja fuerte al caballo pero luego mete la cabeza con mucha clase y recorrido). Todo esto habla de la congruencia con su terruño y su variedad (está para indultarlo); sin embargo, caro lector, hay algo en este vino, un "je ne sais quoi" que sólo puede ser la sensibildad de su enólogo, la forma de ser de Paco, su pasión por este proyecto, su atención, su cuidado, su corazón, esa mexicanidad que ha cautivado a los españoles que han quedado prendados con este Válgame Dios. Enhorabuena, Paco. Caro lector: no se lo pierda. 

@aloria23

aloria23@yahoo.com

www.cronicasdelarteydelvino.blogspot.com