Bicarbonato de sodio, el elemento clave para unas galletas suaves

Bicarbonato de sodio, el elemento clave para unas galletas suaves
Cuando tomas una galleta de chispas de chocolate y al dividirla con tus manos es suave al tacto y en el paladar, puede ser por su alto contenido de mantequilla, pero también porque en la receta tiene bicarbonato de sodio.
Químicamente, el bicarbonato de sodio, al estar en contacto con un elemento ácido de la masa de galletas, libera dióxido de carbono, lo que ayuda a que la masa logre suavidad y aire en su interior. Dicho elemento ácido puede ser azúcar morena, miel, crema, yogurt, algún cítrico y hasta frutos rojos.
Esta reacción también ocurre en los panes y hotcakes, los cuales, si te fijas en los ingredientes de la cajita verás que uno de sus activos es el bicarbonato de sodio.
De acuerdo a Betty Crocker, esta receta no falla:
Ingredientes:
2 1/2 tazas de harina de trigo
1 cdta de bicarbonato de sodio
1 taza de mantequilla a temperatura ambiente
3/4 taza de azúcar granulada
3/4 taza de azúcar morena
1 pieza de huevo
1 cdta de vainilla
2 tazas de chispas de chocolate
1/2 taza de nuez picada
Procedimientos:
Precalienta el horno a 180°C. En un bowl mezcla la harina, el bicarbonato de sodio y la sal. En otro bowl acrema la mantequilla con el azúcar blanca y morena. Agrega el huevo, la vainilla, las chispas de chocolate y la nuez. Incorpora las dos mezclas.
En una charola pon montículos de masa separadas entre sí. Puedes ayudarte de una cuchara de helado para que sea más fácil. Hornea durante 10 minutos hasta que la silueta de la galleta tome un color dorado. Retira del horno y deja enfriar en la charola un par de minutos. Cuando estén a temperatura ambiente, guárdalas en un refractario para asegurar su frescura.