Cinco usos del bicarbonato de sodio en la cocina

Cinco usos del bicarbonato de sodio en la cocina
El bicarbonato de sodio no sólo es ideal para que los panes, galletas, pasteles u otros postres queden más esponjosos, sino que puede utilizarse para toda clase de platillos salados y propósitos culinarios.
Desde su efectividad para la limpieza de electrodomésticos hasta sus beneficios contra la acidez, este compuesto químico te sacará de varios apuros dentro de la cocina si sabes cómo aprovecharlo.
Aquí te decimos cuáles son 5 usos que puedes darle al bicarbonato de sodio en la cocina.
1. Evita problemas digestivos
De acuerdo con la Sociedad Canadiense de Investigación Intestinal, el bicarbonato es un remedio temporal contra el reflujo gastroesofágico. La composición alcalina de este compuesto neutraliza los efectos del ácido estomacal en el tubo digestivo, evitando la sensación de ardor en el pecho después de la comida.
Asimismo, alivia síntomas como náuseas, vómitos, eructos, sabor amargo en la boca, dificultad para tragar, regurgitación, tos seca o dolor de garganta, indica la Clínica Mayo de los Estados Unidos.
Olvídate de estos malestares causados por comer de más tomando media cucharadita de bicarbonato disuelta en medio vaso de agua, sugiere la Universidad Estatal de Michigan. Si los síntomas persisten por días, consulta a un médico para que te recete el tratamiento adecuado.
2. Suaviza la carne
La revista gastronómica "Cook´s Illustrated" determina que el bicarbonato eleva el pH de la superficie de la carne; esto evita que las proteínas se unan y se endurezcan, manteniendo la carne suave durante la cocción.
Para que logres un corte tierno y con la humedad perfecta, es necesario que remojes la carne en una solución de agua con bicarbonato por 15 minutos. La cantidad del compuesto químico depende del tipo de carne; por ejemplo, la res requiere solo un cuarto de cucharadita de bicarbonato, pero el cerdo queda mejor con una cucharadita completa.
Después del remojo, cocina la carne según lo planeado. Notarás que puede cortarse fácilmente y que conservó su jugo a pesar de la cocción.
3. Desinfecta frutas y verduras
Un estudio realizado por Journal of Agricultural and Food Chemistry encontró que el bicarbonato de sodio elimina los restos de pesticidas de las frutas y verduras.
Los investigadores sumergieron manzanas en una solución de bicarbonato con agua durante un tiempo aproximado de 12 a 15 minutos. Al final del lavado, se dieron cuenta de que casi todos los pesticidas habían desaparecido de su cáscara; también remueve la cera protectora y las partículas de suciedad.
Para hacerlo en casa, llena un recipiente con agua fría, añade de dos a tres cucharadas de bicarbonato y revuelve hasta que se disuelva por completo. Remoja las frutas o verduras de tu elección por más de 10 minutos; luego enjuágalas en agua limpia para quitarles el exceso de bicarbonato.
De este modo, podrás comerte las frutas y verduras sin pelarlas, aprovechando la fibra, las vitaminas y los minerales presentes en la cáscara, menciona el sitio especializado en salud Healthline.
4. Ablanda las legumbres
Según el blog culinario Eating Well, agregarle bicarbonato de sodio al agua de cocción de los frijoles u otras legumbres disminuyen las flatulencias después de su ingesta, gracias a las propiedades digestivas de esta sustancia.
Pero eso no es todo, ya que el bicarbonato acelera el proceso de cocción, aumentando el pH del agua y suavizando la estructura de las legumbres en poco tiempo. Utiliza este efecto a tu favor cuando tengas prisa y necesites frijoles para la hora de la comida.
5. Elimina malos olores del refrigerador
Un artículo publicado en la revista científica Waste Management demostró que el bicarbonato de sodio reduce el mal olor de los desperdicios de alimentos hasta en un 70 por ciento.
Se utilizaron 50 gramos de este compuesto químico para que controlara el hedor proveniente de un cubo de basura con restos de comida, los cuales se habían almacenado durante 7 días en estado de descomposición. Los resultados fueron tan satisfactorios que se recomienda el uso de esta sustancia en el bote de basura de cada hogar.
Además, puedes utilizarlo en tu refrigerador para que no guarde malos olores; basta con que pongas una taza llena de bicarbonato al fondo de uno de los estantes para que tus alimentos no se impregnen de aromas desagradables.
Es importante que no abuses de la ingesta de bicarbonato, ya que podría subirte la presión arterial debido a su alto contenido en sodio, advierte la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos. Modera su uso y sácale el máximo provecho a sus propiedades químicas.