Conjuntan el arte contemporáneo con la gastronomía mexicana en "We Eat Color"

Conjuntan el arte contemporáneo con la gastronomía mexicana en "We Eat Color"

QUERÉTARO (EFE).- El arte, los colores, la gastronomía y la música se dieron encuentro en el Museo de Arte Contemporáneo de Querétaro (MACQ) con el evento "We Eat Color" liderado por la chef mexicana Martha Ortiz, quien se encargó de crear platillos inspirados en colores.  

"Creo que la gastronomía mexicana tiene el nivel de presentarse en un museo. Siempre he pensado en mis narrativas que los colores saben y trabajé con cada artista para crear un cuarto de cada color, un platillo de cada color y una música de cada color, para crear esta sinestesia entre la gastronomía, el arte y la música", aseguró Ortiz en entrevista con medios.  

Más de nueve artistas mexicanos radicados en Querétaro intervinieron seis salas del MACQ, anteriormente el Convento de la Santa Cruz, que fueron visitadas por las 150 personas que experimentaron el acontecimiento y que vistieron del color respectivo a la mesa que les fue asignada. 

"El blanco es la pureza que no tiene memoria de lo terrenal. El amarillo el dador de vida, el sol, la fuerza femenina. El verde la necesidad de estar siempre vivos, de estar en absoluta generación creadora. El rojo la vida, el poder, el líquido vital, lo que hace que tu lengua palpite. El negro es magnánimo, elegante, ahumado, y la psicodelia", describió a Efe Ortiz. 

Largas mesas con coloridos centros evocaron dichos significados y transformaron el ambiente de cada sala a partir de un sinfín de materiales que expresaban discursos como el cuidado del planeta, el origen de la vida, metáforas sobre la pasión, así como la locura y la falta de reglas. 

PLATOS PARA LA OCASIÓN 

"Yo no quería hacer una mesa a la que no la atravesara la covid-19, los tiempos que estamos viviendo ahorita, por eso retraté el amor y la muerte. Además, estos dos últimos años los vivimos en la cama, por eso traje esta apreciación", aseguró la artista Marja Godoy, encargada de la intervención en color blanco.  

Con platillos cuidados llenos de tradición mexicana y una vajilla diseñada especialmente para la comida que presentaba, la chef preparó seis tiempos entre los que se pudieron degustar insectos, lengua de res, betabel (remolacha) rostizado, lobina, entre otros, que fueron maridados con vino y tequila.    

El proyecto fue creado para realizarse hace un año y debido a la pandemia tuvo que ser aplazado y transformado para suceder en estos tiempos de la llamada "nueva normalidad", por lo que se redujo la cantidad de público que pudo asistir.  

Se trata del primer evento de muchos más que pretenden posicionar a este joven museo, que cumplirá tres años de su creación en noviembre, así como promover el trabajo de artistas residentes de Querétaro.  

"Quise que el primer evento que hiciera el patronato trascendiera fronteras e impactara para poder posicionar al museo a un nivel internacional", aseguró a Efe la presidenta de la Asociación de Amigos del MACQ, Heidi Faulkner, creadora del evento.  

El proyecto pretende trasladar las intervenciones creadas para cada sala en una exposición que el público en general pueda visitar, según expresó Faulkner, y está convencida de que se trata del primero de muchos eventos más que mantendrán la calidad e impulso creativo de "We Eat Color".