Los alimentos que tapan las arterias

Los alimentos que tapan las arterias

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 28 (EL UNIVERSAL).- De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. La cardiopatía isquémica, causada por la obstrucción de las arterias coronarias, ocasionó más de 8.9 millones de defunciones en 2019. Una condición que no hace más que aumentar año con año.

Para mantener tus arterias sanas es importante conocer qué tipo de alimentos contribuyen al desarrollo de esta enfermedad. Aquí te contamos todo.

Todo nuestro sistema circulatorio está constituido por una compleja red de capilares, vasos sanguíneos y arterias. Estos conductos transportan la sangre oxigenada a través de todo el cuerpo, algo esencial para que funcionen de manera correcta nuestros órganos. Mientras los tubos estén limpios y despejados, la sangre puede fluir libremente surtiendo a nuestro cuerpo del oxígeno necesario para realizar sus actividades diarias.

No obstante, a veces se acumulan pequeñas obstrucciones dentro de los vasos sanguíneos, lo que se conoce usualmente con el nombre de placa. Esta se desarrolla cuando el colesterol se adhiere a la pared de las arterias. Cuando la obstrucción es demasiado severa, se produce lo que los médicos llaman aterosclerosis. Lo que puede derivar en toda una variedad de peligrosas enfermedades cardiovasculares.

Como ya te estarás imaginando la dieta juega un papel fundamental para evitar la formación de placa en nuestras arterias. Es posible que hayas escuchado alguna vez términos como colesterol "bueno" y "malo", así como los peligros que conllevan los alimentos procesados. No te preocupes, aquí te explicamos paso por paso qué alimentos debes evitar para mantener tus arterias en buen estado.

 

Carnes y embutidos con moderación

Antes de que te pongas triste, hay que ponerte en contexto. Las carnes (en especial las rojas) por sí solas no son malas para nuestra salud cardiovascular. De hecho, este tipo de alimentos son una de las fuentes más importantes de proteínas para nuestro organismo. No obstante, tal como señala un estudio publicado en el "Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics", su consumo en exceso puede derivar en un aumento peligroso en los niveles de colesterol LDL, también conocido como colesterol malo. Lo mejor es moderar su consumo y cuidar su modo de preparación. En México, es común encontrar carnes rojas preparadas con excesiva grasa a través de las garnachas, lo cual aporta más riesgo a la salud de las arterias.

 

Azúcares

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), con el paso del tiempo el azúcar daña las paredes de nuestras arterias y los nervios que controlan el corazón, lo que favorece la acumulación de placa. Los azúcares libres (aquellos añadidos artificialmente a los alimentos) son los peores para nuestro organismo ya que agregan una carga extra de estas sustancias a nuestro cuerpo. Lo mejor es reducir al mínimo el consumo de refrescos, dulces o frituras y en cambio optar por otra fuente más saludable de azúcares como las frutas.

 

Grasas trans

Según la Clínica Mayo, las grasas trans se consideran el peor tipo de grasa que se puede llegar a consumir. A diferencia de otros lípidos que se encuentran de manera natural en los alimentos, los también llamados ácidos grasos trans aumentan de manera significativa el colesterol malo en las arterias. Son tan poco saludables que poco a poco los fabricantes de alimentos están retirándolas de sus productos.

No obstante, todavía hay una amplia gama de alimentos que contienen grasas trans. Los ejemplos más comunes son los productos horneados como pasteles, galletas y tartas. Las palomitas de maíz para el microondas, la pizza congelada y la margarina en barra también entran en esta lista. En estos casos, lo mejor es reemplazar estos alimentos con alternativas más saludables que no pongan en riesgo tus arterias.

 

Lácteos

Algunos productos lácteos pueden contener altos niveles de grasas saturadas, las cuales contribuyen a la acumulación de colesterol malo en la sangre. La leche y algunos tipos de quesos pueden ser perjudiciales si se consumen en exceso.

Recuerda que la dieta juega un papel fundamental para prevenir la obstrucción de tus arterias, pero no es determinante. También es importante evitar el tabaquismo y realizar ejercicio físico de manera regular. La clave para mantener tu salud cardiovascular se encuentra en un equilibrio de todos estos factores.