Pizza con cannabis: de moda, pero no te droga

Pizza con cannabis: de moda, pero no te droga

Una de las principales cadenas de comida rápida de Tailandia está promocionando su "pizza loca feliz", una pizza común cubierta con una hoja de cannabis. Es legal, pero no te droga.

Los veteranos del senderismo, conocedores de las legendarias pizzerías de Phnom Penh, la capital de Camboya, que ofrecen una poderosa marihuana como condimento optativo, bien podrían sentirse víctimas de una trampa.

"Por supuesto que no pueden drogarse", dijo Panusak Suensatboon, gerente general de The Puzza Company en una entrevista. "Es solo una campaña publicitaria, y puedes saborear el cannabis y si consumes suficiente cantidad, podría darte un poco de sueño". 

La pizza loca feliz es una mezcolanza de ingredientes que evocan los sabores de la célebre sopa tailandesa Tom Yum Gai con una hoja de cannabis refrita encima. También se infusiona el cannabis en la masa con queso y en la salsa. Una pizza grande cuesta 499 baht (unos 15 dólares). Los que lo prefieren, pueden optar por una variedad de ingredientes con un precio adicional de 100 baht (3 dólares) por dos o tres hojas de cannabis.

Se ha utilizado la planta de cannabis con dos fines principales: como cáñamo para fabricar soga y textiles y como un estupefaciente conocido como marihuana, ganja y dagga.

En años recientes ha surgido una especie de producto intermedio, el cannabidiol o CBD, componente del cannabis con el cual se puede fabricar lo que se ha llamado una panacea. El CBD se puede separar del tetrahydrocannabinol, el THC, el componente del cannabis que produce el efecto de la marihuana.