Reviven la Feria del Taco de Canasta en Tlaxcala

Reviven la Feria del Taco de Canasta en Tlaxcala

NATIVITAS, Tlax., diciembre 6 (EL UNIVERSAL).- De papa, frijol o chicharrón, la tonada que el fin de semana no dejó de sonar en San Vicente Xiloxoxitla, un pequeño pueblo que pertenece al municipio de Nativitas, Tlaxcala, porque, todos los que pudieron hacerlo, celebraron la Feria del Taco de Canasta.

Esta feria tradicional en Tlaxcala, que se ha convertido en un evento nacional porque cada año llegan comensales de otros estados mexicanos, fue suspendida en 2020 por la pandemia de Covid-19, pero este 2021, al no resistir la crisis económica, los taqueros decidieron improvisarla.

Todos los que pudieron abrieron las puertas de sus casas para poner, sobre una mesa, silla o bicicleta, una canasta con cientos de tacos para regalarlos.

Las calles se convirtieron en un mar de automóviles y gente que, con cubrebocas o sin este, llegó para recorrer las viviendas de los taqueros y degustar lo tacos de papa, frijol o chicharrón. Los tradicionales tacos de canasta.

Don Calendario Linares dijo que primero regaló dos mil tacos en la plaza principal del pueblo, y después otros 700 afuera de su casa.

"Este es un agradecimiento que hacemos a los que nos visitan allá donde vendemos, pero aquí les damos gratis", expresó.

Uriel Juárez, a la puerta de la vivienda que habita junto con sus padres, obsequió 300 tacos porque para eso alcanzaron sus recursos económicos. Si hubiera tenido más dinero habría regalado más de mil.

"Aquí los que puedan venir, con gusto se les regalan sus tacos. Yo regalé trescientos porque fue lo que pude alcanzar, pero hay quienes regalan quinientos tacos, mil tacos o dos mil tacos", relató.

Los taqueros vivieron en carne propia los efectos de la pandemia de Covid-19, unos porque vieron fallecer a sus familiares por la enfermedad pandémica; otros, porque sufrieron la caída de la venta de tacos.

Los moños negros, colgados en decenas de viviendas de Xiloxoxitla, simbolizan el luto de las familias; aun así, quienes lo decidieron, abrieron las puertas para participar en la Feria del Taco y con ello reactivar su economía, después de que las autoridades sanitarias declararon para Tlaxcala el semáforo epidemiológico en color verde.

"Esta es una muestra de agradecimiento para toda la persona que nos consume durante todo el año. Nos tocó la pandemia, pero bendito sea Dios nos mantenemos en pie", expresó don Felipe Bote, quien junto con otro familiar repartió cientos de tacos en el patio de su casa.

El fin de semana, el movimiento no se detuvo en esta comunidad; desde madrugada, los taqueros prepararon los tacos en sus diferentes sabores, los locales comerciales dedicados a la venta de la materia prima permanecieron abiertos, en las casas había acceso para todos los comensales de Puebla, Estado de México, Ciudad de México, Hidalgo y de la misma Tlaxcala.

A los taqueros les llovieron bendiciones, buenos deseos y cientos de agradecimientos por parte de quienes degustaron este platillo que no cuesta más de 20 pesos.

Dicen los lugareños que, en esta comunidad de la zona sur de Tlaxcala, en todas las familias hay un integrante que se dedica a la venta de tacos de canasta, aunque no todos participaron en la que fue la edición 12 de la Feria del Taco, los que sí lo hicieron regalaron al menos 70 mil tacos de papa, frijol y chicharrón.