Zuur, una cerveza solidaria para apoyar a los bares de Bruselas

Zuur, una cerveza solidaria para apoyar a los bares de Bruselas

BRUSELAS, Bélgica (EFE).- El Gobierno regional de Bruselas lanzó este lunes una campaña de recaudación de fondos para apoyar a la hostelería en la que el donante recibirá, como recompensa, una experiencia y una cerveza, creada para esta causa, que podrá degustar cuando reabran los locales. 

Este proyecto, al igual que la nueva cerveza, ha sido bautizado "Zuur", que en neerlandés significa "agrio" o "ácido", y que representa el "amargo sabor de boca" que dejan los bares y los cafés cerrados en Bruselas desde hace más de cien días, según sus organizadores. 

Así, los clientes que quieran colaborar con su establecimiento favorito para mantenerlo a flote durante la crisis provocada por la pandemia podrán hacer una donación a cambio de una actividad o un servicio que provenga de la economía circular. 

Estas recompensas participativas han sido financiadas con 280,000 euros por el Ejecutivo regional. 

Uno de los primeros bares en sumarse a la campaña de "crowdfunding" fue Le Barboteur, un local especializado en cerveza artesanal belga y europea situado en el municipio de Schaerbeek que regenta Sebastian desde hace seis años. 

Se animó a participar, cuenta a Efe, porque era una forma "especial" de crear vínculos sociales y mantener "activo" al sector, conectando a la industria de la restauración con sus clientes y con iniciativas locales. 

Por el momento, Le Barboteur lleva 2,700 euros recaudados y tiene 22 días para alcanzar su objetivo, fijado en 10,000 euros. 

Los bares y restaurantes en Bruselas, que acumulan más de 100 días cerrados desde el anuncio del segundo confinamiento en octubre, se han manifestado contra el Gobierno federal exigiendo la reapertura de los locales en treinta puntos distintos de la ciudad desde principios de año. 

"Cuando abres un local es para tener una atmósfera viva, conocer gente, servirles, ayudarles a elegir una cerveza, reír y eso también lo echamos de menos", dice Sebastián. 

Es también propietario de un segundo local, Achile, que permaneció abierto solo tres semanas tras su inauguración por la llegada de la segunda ola de la pandemia. 

  

6,000 EUROS EN TRES DÍAS  

El inicio de la campaña Zuur, que empezó con una veintena de cafés, entre ellos L'Archiduc, Le Monk, Le Merlo, Au Daringman o Les Brasseurs, recibió una respuesta abrumadora por parte de la clientela. 

"En tres días teníamos entre 250 y 300 donantes y 6,000 euros recolectados, lo cual es muy inusual", señala Margarita Marín de Growfunding, la plataforma de financiación cívica impulsora de este proyecto. 

Marín asegura que normalmente se llega a esa cifra al final de la campaña pero no los primeros días, un claro signo del "entusiasmo" y el "cariño" que tiene la gente a los locales de la capital belga. 

Cada bar o café partícipe en la iniciativa debe fijarse un objetivo monetario que deben alcanzar en un plazo de 45 días. Normalmente, si no se logra el monto fijado, el establecimiento no recibe el dinero recaudado, pero en este caso Growfunding hizo una excepción. 

"Hemos decidido que si los cafés no cumplen el objetivo inicial van a recibir de todos modos el dinero que recolectaron", explica la responsable. 

El establecimiento es el encargado de escoger las actividades con recompensa a las que podrán optar los donantes, aunque se recomienda que la elección quede cerca de su barrio para que la experiencia sea "lo más local posible". 

Por ejemplo, una de las recompensas que se pueden llevar aquellos que apoyen financieramente a Le Barboteur es una serigrafía de Grafik, una tienda especializada en diseño gráfico. 

"Bruselas es una ciudad donde a la gente le gusta salir y creo que una de sus riquezas y su atractivo es la oferta en restauración. Es su esencia", asegura Sebastian, quien espera la reapertura de su bar cuanto antes.