Algo bueno de la pandemia: disfrutar de la compañía de nuestro perro

Algo bueno de la pandemia: disfrutar de la compañía de nuestro perro

Uno de los aspectos positivos de la pandemia es que muchas personas están descubriendo los placeres de tener un perro, pero para algunos dueños primerizos puede ser estresante, como al visitar los parques especiales para canes que existen en Estados Unidos

¿Qué pasa si el perro no regresa cuando se le llama? ¿Y si los canes no juegan bien? Los expertos en adiestramiento canino tienen algunos consejos, como llenar un bolsillo de golosinas y tener los ojos atentos. Recomiendan recompensar el buen comportamiento con golosinas y tener paciencia. Los videos y libros de adiestramiento de perros pueden ayudar.

Como muchos dueños primerizos, Adriana Magarin recibió recientemente un cachorro para ayudarla a alegrarse la vida durante la pandemia. Buddy, su husky, es "un travieso, pero me levanta por la mañana y me hace salir".

El primer viaje de Buddy a un parque para perros en Houston, donde ella vive, fue más de lo que esperaba. Él estaba jugando "muy bien" y los siguió hasta un estanque, donde se cayó. Salió bien, dijo ella riendo, aunque "parecía una pequeña rata".

Los premios como el pollo son exactamente lo que los entrenadores recomiendan para enseñar a los perros a venir cuando los llamen. Darris Cooper, gerente nacional de adiestramiento canino de la cadena de tiendas Petco, dice que una "golosina apestosa pero sabrosa" debe usarse "como un imán". Él recomienda acercárselos a la nariz del perro, alejarse y luego llamarlo con un "ruido repetitivo", como un silbido, el sonido de un beso o el sonido de un clicker, junto con palabras como "¡bien!". Cuando llegue el can, dele el premio.

Practique varias veces al día, recompensando a su perro por venir cuando lo llamen, y "debería tener un comportamiento sólido en aproximadamente tres semanas", dijo Tim Steele, un adiestrador certificado que dirige la Behavior Matters Academy en Sacramento.

También recomiendan hacerlo divertido: "Aplauda, hable alegremente, póngase de rodillas", dijo. Además es importante "aumentar lentamente el nivel de dificultad llamando cuando estén levemente distraídos".

Es normal que los perros jueguen bruscamente, pero ¿Cuándo es demasiado brusco? Si su cachorro está "encogido, lamiéndose los labios, encorvado y con la cola metida" o, por el contrario, demasiado estimulado e incapaz de calmarse, es mejor poner fin a la interacción, aconseja Cooper.

También se puede ensayar con una "prueba de consentimiento", dice Steele. Si cree que su propio perro está siendo demasiado rudo, retírelo con cuidado y observe si el otro perro se aleja. Si es así, su perro "estaba siendo demasiado rudo y el otro perro necesitaba un descanso. Pero si el perro 'víctima' los sigue, es como si dijera: 'Oye, espera, estábamos jugando, ¡Todo está bien!'".