Dieta sana en confinamiento

Cuida tu alimentación

Dieta sana en confinamiento
A causa de la pandemia del Coronavirus, se ha transformado la vida y, en consecuencia, se tiene que reorganizar el tiempo y el desarrollo de las acciones en el trabajo.

Las personas que están trabajando desde su casa, siguen jornadas atípicas, en las que debe cuidarse la alimentación.

Ahora que estamos en casa y tenemos el refrigerador a mano las 24 horas del día, es importante generar rutinas y tener horarios.

Estos son algunos consejos para una dieta sana en estos días de cuarentena.

Es importante planificar el menú para no cometer el error de comer lo primero que veamos. Hay que intentar mantener la dieta equilibrada y variada, y no abusar de comida rápida y precocinada.

En casa es más fácil comer de forma sana, ya que a veces la falta de tiempo nos impide comer de forma saludable o comida elaborada.

COMPRAS

En nuestro carrito de super no pueden faltar: Legumbres, verduras de todo tipo, fruta fresca, frutos secos naturales, pescado, huevos, pollo de corral, avena o pan integral y aceite de oliva virgen extra.

HORARIOS

Si mantenemos el orden y los horarios, a lo largo del día haremos nuestro desayuno y nuestra media mañana, a la hora de comer haremos una comida normal, y luego podemos hacer la merienda habitual. Si no llevamos orden, la tendencia va a ser a visitar continuamente la cocina y estar picando todo el día.

FRUTAS Y VERDURAS

Es buena idea, a la hora de hacer la compra, tener organizados los menús de esos días, y si hacemos la compra para mucho tiempo hay que intentar, además de comprar la fruta y la verdura fresca, adquirir alguna en conserva y congelarla.

HIDRATACIÓN

Hidratarse bien; beber agua e infusiones a lo largo del día, son necesarias.

Hay que evitar los refrescos, el alcohol

 y los zumos. 

Son días difíciles, estamos todo el día en casa, hay nervios, más ansiedad.

Hay que intentar controlar esta hambre con infusiones, frutas, zanahorias, en vez de con bollería o galletas. 

Lo mejor para estos casos es evitar tener muchas tentaciones en casa, para evitar instantes complicados.

Poner el plato de fruta o de frutos secos a tu lado y estar comiendo constantemente no es buena idea. El sistema digestivo necesita una tregua 

y lo ideal es comer cada 

3-4 horas.

COCINAR 

¿Y en el caso de no tener nada de fruta ni verdura a mano?

Debemos cuidar las formas de preparar los alimentos.

Si nuestra elección ese día va a ser huevo, pues mejor una tortilla o un huevo cocido, que el huevo frito, aunque sea más apetecible y esté más bueno.

Las rutinas tienen que ser parecidas a cuando estamos comiendo fuera de casa, y lo más seguro es que incluso tengas que reducir la ingesta porque te vas a mover menos. 

Realiza un desayuno equilibrado que contenga hidratos de carbono y proteínas, avena, frutos secos o una tostada integral con huevo son buenas opciones.

A media mañana come fruta y a media tarde incluye un tentempié que te aporte proteínas: Sardinas, frutos secos, humus, pechuga de pavo, yogur.