El Cielo mandó señales

Portento científico precisa fecha de la muerte de Cristo

El Cielo mandó señales

Por Siglos, la Humanidad arrastró desesperante angustia e incertidumbre respecto a la fecha exacta de la muerte de Cristo.

Ya no hay lugar a dudas.

¡Cristo murió hace 1987 años menos once días!

Tal aniversario cronológico se registró la semana pasada, el viernes 3 de abril de este 2020.

Un portento de investiga-ción, que comprendió La Lectura de los Cielos y, el cotejo de apasionantes ecuaciones implícitas, permitió concretar que:

-¡Cristo murió en fecha equivalente al 3 de abril del año 33, en viernes!...

El enigma se aclaró, -insistimos-, con el apoyo del mismísimo Cielo, que, mandó señales que interpretaron e hicieron coincidir dos científicos de Oxford, en una de las grandes y apasionantes aventuras de la Humanidad.

He aquí pormenores:

Collyns Humphrey y Graemme Wadington, realizaron la pesquisa que, por extensión, resultó un portento de arte:

- Jesús murió un viernes del mes de Nisan, víspera de la Pascua de los Hebreos, en un lapso entre los años 26 y 36 de nuestra era, precisamente en el término del ejercicio de Poncio Pilato como procurador de Judea...

- Fue esa una primera conclusión de antesala que desembocó un largo proceso de eliminación de factores históricos, documentales, calendáricos, etcétera, antes de proceder al desenlace y precisiones finales-.

¡El cielo despejó las dudas!:

Los científicos cotejaron coincidencias y eliminaron factores y referencias de origen judío, romano y bíblicas. Reconstruyeron el Calendario Hebreo y, desembocaron, para ubicarse en el paréntesis entre dos fechas polares: el 7 de abril del año 30 y, el 3 de abril del año 33.

¡En el lapso de 3 años y 3 días se escondía la precisión de la fecha de la muerte de Cristo!

¡Y lo encontraron!: Otra vez factores celestiales, dieron la pauta: Murió en viernes, 3 de abril (equivalente), del año 33. 

Los científicos solo tuvieron que aclarar y precisar factores que, en viernes, ocurrieron y fueron vistos en Jerusalén...

¡Los eclipses solares registrados dentro del paréntesis de las dos fechas polares preestablecidas!

-Estos sucesos solares, -los eclípses-, son posibles de ubicar, sin error, lo mismo delante que hacia atrás, en el transcurso calendárico.-

El libro de los Hechos de los Apóstoles dice que: La Luna tenía un color de sangre el día de la crucifixión.

¡Eso es indicativo de un eclipse!

-¡El eclipse que ocurrió el 3 de Nisan –Abril-, del año 33 fecha de la Crucifixión.

La semana pasada, el 3 de abril del 2020, se cumplieron 1987 años menos once días, del ¡Deicidio!

COLOFÓN ILUSTRATIVO:

Los lectores, hoy por hoy aislados y ayunos de la milenaria práctica de la humanidad de celebrar La Pasión, esperan y piden de la prensa (¡tienen derecho!), información que les mantenga en el cultivo de sus irrenunciables valores espirituales. He aquí una respuesta de PULSO. Disfrútenla tomando en cuenta que: 

La Humanidad nunca ha conmemorado el Deicidio en fecha exacta. La Iglesia

 ajusta y dirige las celebraciones conforme a la conveniencia muy práctica, de conmemorar integralmente La Pasión del Redentor, procurando siempre que, el desenlace se dé en viernes.

Habrá más.