Los hombres de la realeza británica que renunciaron a su título

Los hombres de la realeza británica que renunciaron a su título
A algunos les tomó por sorpresa, pero hay quienes ya esperaban una decisión tan radical como esta, ante los cambios que en los últimos años ha mostrado la monarquía: el Príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle renunciaron a sus funciones en la realeza británica.
Los Duques de Sussex buscan forjar un nuevo rol y convertirse en personas económicamente independientes, pero sobre todo, descansar un poco de la presión mediática a la que estaban sometidos a diario al formar parte de la primera línea de la Familia Real de Reino Unido.
El amor y el bienestar en la pareja han sido los principales factores que los mueven a tomar dicha decisión, además de que esta acción no modifica sustancialmente la línea sucesoria en la corona británica.
Además de Harry y Meghan, otros miembros de la Familia Real Británica han renunciado a su título e incluso han tenido que abandonar su tierra natal con la finalidad de ser felices con las personas que aman.
1. Meghan Markle y el Príncipe Harry
Los duques de Sussex tomaron la decisión de abandonar su papel en la Familia Real Británica, luego de su breve retiro de la vida pública. El matrimonio comunicó su decisión a través de un post en Instagram.
En el texto, se señala que tras "algunos meses de reflexión y discusiones internas, hemos elegido hacer una transición este año para comenzar a forjar un nuevo papel progresivo dentro de esta institución. Tenemos la intención de dar un paso atrás como miembros 'mayores' de la Familia Real y trabajar para ser financieramente independientes, sin dejar de apoyar plenamente a Su Majestad la Reina".
La decisión llegó luego de que en el documental "Harry and Meghan, an African journey", los Duques de Sussex confesaron los problemas que les causaba la presión mediática, además de que para Meghan ha tenido grandes dificultades al tratar de adaptarse a la realeza.
2. Eduardo VIII, Duque de Windsor
Este fue uno de los mayores escándalos de la primera mitad del siglo XX (si viste "The Crown", seguro dominas su historia). Era el año de 1936 y a 325 días de haber ascendido al trono británico (antes de ser coronado), el rey leyó su renuncia en directo en la BBC de Londres.
El Rey Eduardo VIII se enamoró de Wallis Simpson, una estadounidense dos veces divorciada. Su decisión de proponerle matrimonio provocó una profunda crisis. El Parlamento no aceptó su matrimonio.
Eduardo VIII decidió seguir el camino del amor, y al elegir a Simpson, abdicó al tronó y fue sucedido por su hermano menor, Jorge VI, quien fue padre de la reina Isabel II. La pareja se casó el 3 de junio de 1937 en el Chateaux de Tours, en Francia, sin la Familia Real Británica. Desde entonces la pareja fue conocida con el título de Duques de Windsor, pero se exiliaron en París, en su casa de Bois de Boulogne.
3. Felipe, Duque de Edimburgo
El esposo de la Reina Isabel II nació en la isla griega de Corfú y desde que nació, tenía el título de Príncipe de Grecia y Dinamarca.
Cuando realizaba sus estudios universitarios, Felipe conoció a su prima Elizabeth; ambos decidieron iniciar una relación a distancia. Posteriormente, Felipe pidió permiso al rey Jorge VI para casarse con su hija, pero no fue nada sencillo, pues él tuvo que pasar de la ortodoxia griega al anglicanismo, aceptar la ciudadanía británica y renunciar a sus dos títulos: Príncipe de Grecia y Príncipe de Dinamarca.
Antes de casarse con Isabel II, Felipe recibió el título de Duque de Edimburgo, Conde de Merionet y Barón Greenwich. En 1957, se le otorgó el de Príncipe Consorte.