Meghan y Harry perderían sus títulos nobiliarios y pagarían 3 mdd

Meghan y Harry perderían sus títulos nobiliarios y pagarían 3 mdd
La reina Isabel II está en serios problemas. El exministro Norman Baker dijo que el príncipe Harry y la exactriz Meghan Markle deberían regresar los 2.4 millones de libras esterlinas que corresponde al erario público por la renovación de su casa, Frogmore Cottage, tras el anuncio de que se retiran de sus puestos senior en la corona.
Pero eso no es todo: también sugirió que deberían retirarles sus títulos nobiliarios.
De acuerdo con "Daily Mail", el político inglés pidió que los duques de Sussex deberían regresar el dinero que utilizaron para su casa después de anunciar, sin permiso de la reina Isabel II, que renuncian a la familia real. "Norman Baker, exdiputado liberal demócrata y ministro del interior en el gobierno de coalición, dijo que 'no se puede estar un pie adentro, un pie afuera'", de acuerdo al diario inglés.
Además, debido a que el hijo de la princesa Diana y su esposa manifestaron que seguirán viviendo en Frogmore Cottagge como su residencia en Reino Unido, el político pidió que deben devolver el inmueble, pues es propiedad de grado II del Castillo de Windsor. "Los parlamentarios han acusado al príncipe Harry y a la señora Markle de querer 'tener su pastel y comérselo' después de decir que quieren un ingreso profesional y al mismo tiempo conservar cierto respaldo financiero real", según "Daily Mail".
Tras seis semanas de vacaciones en Vancouver, Canadá, Meghan y Harry anunciaron que decidieron dar un paso atrás como miembros de la familia real y buscar su independencia económica, sin dejar de apoyar a la corona inglesa con su labor. "Después de muchos meses de reflexión y discusiones internas, hemos elegido hacer una transición este año para comenzar a forjar un nuevo papel progresivo dentro de esta institución. Tenemos la intención de dar un paso atrás como miembros 'mayores' de la Familia Real y trabajar para ser financieramente independientes, sin dejar de apoyar plenamente a Su Majestad la Reina".
Esta noticia no ha sido bien recibida por la mayoría de los habitantes de Reino Unido, quienes pagan con sus impuestos la manutención de la realeza inglesa, y tampoco por la soberana Isabel II, quien al parecer no estaba enterada de la decisión de los duques de Sussex.