¡Niños razonan!

Hábiles con VIDEOJUEGOS en confinamiento

¡Niños razonan!
Los niños que juegan a videojuegos obtienen mejores notas en matemáticas, lengua y ciencias.

En ésta época de confinamiento por la pandemia del Coronavirus, los niños quieren jugar por la tarde, por la noche, cuando se levantan, online, en la tablet, en la consola, cualquier excusa o plataforma es válida.

Y, los padres, pensamos que les distrae de sus tareas y les pone más nerviosos.

Posiblemente lo adecuado está en el punto medio, ni mucho ni nada, esto viene a corroborar un estudio que relaciona los videojuegos para niños y el éxito académico, sobre todo en matemáticas, ciencia y lengua.

RELACIÓN

Según análisis, los estudiantes que juegan a videojuegos online de forma diaria tienen 15 puntos por encima del promedio en pruebas de matemática y lectura y 17 puntos por encima en ciencias. 

En definitiva, hay una relación entre los videojuegos para niños y el éxito académico. 

No se puede asegurar que los videojuegos fueran los responsables de esta notable mejoría respecto a los demás, pero sí fue el único patrón que marcaba la diferencia. 

EFICACIA

Una de las explicaciones que se dio a este éxito académico fue que los niños más hábiles para las matemáticas, ciencias y lectura, tenían más probabilidad de engancharse con los videojuegos en línea. 

Al ser estudiantes más eficaces y con mejores resultados académicos, puede que tuvieran más tiempo libre y lo dedicaran a los videojuegos online.

Estudios

El uso de redes sociales en niños y las notas escolares.

Otro de las curiosidades que reveló este estudio es que mientras que los videojuegos online se relacionaban con los buenos resultados académicos, el uso de redes sociales como Twitter o Facebook estaba relacionado con peores resultados. 

Los usuarios de estos sitios puntuaron un 4 por ciento más bajo y, cuando más frecuente era el uso, mayor era la diferencia. 

Tiempo

Qué pueden aprender los niños de los videojuegos.

Estos datos no deben ser la excusa para que el niño pase toda la tarde con los videojuegos, por supuesto. 

El tiempo que invierte un niño con las pantallas marca la diferencia entre que sea un rato divertido, positivo e incluso educativo a ser una adicción perjudicial para el niño. 

Un rato controlado y supervisado puede traer al niño estos beneficios.