Se necesita sanar la comunicación: Presbítero Salvador González

Si la comunicación no es transparente, nos sentiremos perdidos.  Sin una clara comunicación, vamos a perder el rumbo, e iremos caminando sin dirección.

El diálogo, es indispensable en la vida del hombre. Porque vivimos para convivir. Y si no hay diálogo, se rompe el vínculo con los demás. 

El diálogo alimenta el alma; porque al escuchar y ser escuchados, nos estamos alimentando.

Pero, no cualquier palabra es alimento. Porque hay diálogos que contaminan; y lejos de alimentar, nos van robando la existencia.

Ya desde Babel, se lee en las Escritura, que los hombres quedaron confundidos. Y al no entenderse tuvieron que dispersarse. 

Por eso, cuando no hay entendimiento, se corrompe la comunicación. Y cada quien agarra su propio rumbo.

UNIDAD

Para una sana comunicación, es necesario estar en sintonía; pero sobretodo, hay que salvar la unidad entre los hombres.

Ya qué, sin una sana comunicación, es imposible que se mantenga la unión de las personas.

Y hoy, nos está sucediendo lo mismo que pasó en Babel; ellos quisieron hacer mucho, pero acabaron confundidos, y cada quien adoptó su propia lengua.

ESPÍRITU SANTO

Pero, si es posible recuperar la unión, y así sanar la comunicación.  Hoy, celebramos la llegada del Espíritu Santo, que es el Espíritu de Dios, que viene a ayudarnos a recuperar la unidad, y a conseguir un diálogo trasparente.

PERDONAR

Con Dios, todo es posible. Pero antes necesitamos del perdón, para poder dar inicio a una nueva vida; hay que reconciliarse con el pasado, para poder vivir bien el presente.

Hoy, leemos en el Evangelio; "Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: Reciban al Espíritu Santo. A los que les perdonen los pecados, les quedarán perdonados" ( Jn. 20,22-23)

Con la fuerza del Espíritu, es posible dejar el pasado atrás, y recuperar la unidad perdida. 

Y cuando nos decidimos a perdonar, ya comenzamos a hacer el esfuerzo de comprender al otro; porque ya vamos reconociendo,  qué, aquél es tan frágil como nosotros, y que también se puede equivocar, como nosotros nos hemos equivocado.

COMPRENDER

Perdonar, es comprender. Y es así, como se empieza a recuperar el diálogo.

Hay que pedir a Dios, que nos envíe su Espíritu, para que nos devuelva la unidad perdida; y así, reine la comprensión en el mundo y se recupere la comunicación.

El mundo necesita renovarse. Y por eso, hay que decir con el Salmo. "Pero envías tu espíritu, que da vida, y renueva el aspecto de la tierra" ( Salm.103).