"TÚ ERES MI HIJO"

"TÚ ERES MI HIJO"

Pbro. Lic. Salvador Glez. Vásquez.

El saber que somos hijos, nos hace sentir que somos alguien. Y que grande, es el gozo de escuchar, que alguien te diga: "tú eres mi hijo".

Porque al saber que somos hijos, tomamos conciencia, de que no estamos solos; ya que hay alguien, a quien le importa que nos vaya bien.

Y esa, es la garantía, de que siempre, contaremos con una mirada que nos proteja; porque Dios, está con nosotros, para ayudarnos a hacerle frente a la existencia. 

Cuando nos embarga la angustia, y no sabemos ya, qué hacer, es maravilloso escuchar, que alguien nos diga: no te preocupes, pase lo que pase, "tú eres mi hijo".

Hoy, nos dice el Evangelio, que cuando el Señor fue bautizado, " llegó una voz que decía: tú eres mi Hijo, el predilecto; en ti me complazco". (Lc.3). Estas palabras, son una maravillosa manifestación de amor. 

Porque si Dios me dice: que soy su hijo, me hace sentir que le pertenezco, y que Él, siempre estará conmigo. 

Escuchar que somos hijos, nos hace saber, que alguien está dispuesto a dar su vida por nosotros. Y él día que fuimos bautizados, Dios nos hizo sentir, lo mucho que valemos.

Cuando Dios dijo: "tú eres mi hijo", nos hizo renacer, y nos devolvió las ganas de vivir. 

Y a partir de entonces, el futuro dejo de ser preocupación, y se convirtió en una aventura; algo, que no tendremos que experimentar ya solos, porque Dios va a estar siempre con nosotros.

Por tanto, no olvidemos lo que dice el Salmo: "Aunque pase por valle tenebroso, ningún mal temeré, porque tú vas conmigo; tu vara y tu cayado, me dan seguridad". (Salm.22).