¡Vacaciones saludables!

En tiempo de Coronavirus

¡Vacaciones saludables!
El verano en época de la pandemia del Coronavirus, ha transformado nuestras vidas.

La responsabilidad de cuidarse, para mantenerse sanos, implica hacerlo con disciplina, constancia 

y perseverancia.

La temporada nos permite aprovechar el  tiempo de calidad con nuestra familia y, también si las condiciones lo permiten, algunas salidas y paseos.

Lo esencial, es hacer hincapié en la prevención, que nos ayudará a estar sanos y evitar, cualquier contagio del virus.

ALIMENTACIÓN E HIDRATACIÓN

Es época de proporcionar una mayor atención a la salud, cuidando la alimentación y la hidratación para evitar los posibles golpes de calor y protegiendo bien nuestra piel de los efectos de la radiación solar. 

Además, está presente el riesgo de contagio por  Covid-19, por lo que para evitarlo es necesario tomar otras precauciones.

Estas vacaciones debemos planearlas con responsabilidad. 

RECOMENDACIONES

Además de seguir los consejos habituales de prevención que desde el sector de la salud ofrecemos cada año, durante este verano deberemos aplicar ciertas recomendaciones como las relativas al uso de mascarilla, distancia de seguridad o lavado de manos, así como otras más concretas para playas, piscinas, rutas turísticas o terrazas de bares. 

Llevarlas a cabo no solo reducirá la posibilidad de contagio, también nos ayudará a cuidar nuestra salud y prevenir otro tipo de patologías igualmente perjudiciales para el bienestar.  Posiblemente, muchas de estas medidas hayan venido para quedarse.

GRUPOS 

Grupos pequeños en la playa o en las piscinas.

Son los lugares más deseados para combatir los calores veraniegos, por lo que es fundamental hacer caso a las recomendaciones de las autoridades sanitarias. 

Entre ellas, cumplir con las medidas de aforo y mantener la distancia de 2 metros.

GEL HIDROALCOHÓLICO

También es conveniente evitar en ellas el uso de gel hidroalcohólico, por su posible efecto perjudicial para la piel cuando se entra en contacto con el sol.

Los dermatólogos no recomiendan su uso, ya que su alto porcentaje de alcohol, en combinación con la radiación solar, puede provocar quemaduras, especialmente en las pieles más sensibles. 

SEGURIDAD

Además, pese a que esté demostrado que ni la arena y ni el agua suponen un riesgo específico de contagio, más, sin embargo, sí lo son las aglomeraciones de personas y el contacto estrecho que suele producirse en estos entornos. Lo ideal es optar por grupos pequeños, en los que se mantenga la distancia de seguridad, de las toallas, sombrillas, tumbonas y se evite compartir objetos, como artículos de baño, aseo o útiles de juego, y estar muy pendientes de los 

enseres personales. 

RIESGO

Y es que hasta un gesto tan habitual en años precedentes como colgar la toalla en la barandilla puede suponer ahora un riesgo.

Por eso, una vez en casa, es importante lavar la ropa de playa o piscina y darse 

una ducha.

HIGIENE Y DISTANCIA

hay que tener especial cuidado en las zonas de baño, en las que hay que tratar de mantener entre 2 y 4 metros cuadrados de espacio individual de agua por persona.

También se recomienda respetar los carriles de nado para, así, minimizar el contacto con otros usuarios.

DESINFECTAR CALZADO

Una buena idea, sencilla de poner en práctica, es desinfectar el calzado al entrar a la piscina.

Conviene hacerlo nada más entrar al recinto, ya sea en las bandejas desinfectantes que facilitarán muchos de estos emplazamientos o de forma individual con aerosol desinfectante. 

Otras opciones son cubrirlo con calzas o cambiarse al calzado exclusivo para la zona de piscina, chanclas, sandalias, cangrejeras.