Aranceles de Trump causan incertidumbre entre minoristas de Estados Unidos

Aranceles de Trump causan incertidumbre entre minoristas de Estados Unidos
Foto: AP

NUEVA YORK (AP) — Lance Ruttenberg sabe muy bien cómo las políticas del presidente Donald Trump hacia China pueden cambiar de la noche a la mañana.

Como presidente y director general de American Textile Co., él y su equipo estuvieron semanas elaborando un estudio sobre cómo el arancel del 10% a partir del 1 de septiembre afectaría a la empresa fabricante de sábanas y cobijas.

Hasta que el martes el gobierno estadounidense decidió demorar la medida hasta mediados de diciembre. Si bien esa fue una buena noticia, los ejecutivos de la empresa se quedaron perplejos, tratando de hallar las razones de tan abrupto vuelco.

"Todo el mundo está confundido", declaró Ruttenberg. "No le tememos a los desafíos, pero es difícil enfrentarlos cuando no hay manera de anticiparlos. Esta constante incertidumbre es una carga terrible".

Así es la realidad de la guerra comercial que el gobierno de Trump está librando contra China. Cualquier decisión puede indicar un rumbo, hasta que ese rumbo sufre un vuelco de 180 grados con un simple tuit.

Administrar un negocio en semejante ambiente de incertidumbre es sumamente difícil, y muchas cadenas minoristas y fabricantes de productos de consumo cotidiano como American Textile dicen que están desperdiciando demasiado tiempo adaptándose a cada capricho presidencial, en vez de invertirlo en el desarrollo de productos innovadores.

Es común que aparezcan productos en la lista de aranceles y que sean retirados poco después, o viceversa. Los negocios se ven obligados a modificar su cadena de suministro cada semana, en vez de anual o semestralmente como es normal, señala Fred Baumann, vicepresidente de JDA, una empresa de tecnología que trabajaba con minoristas.

Ejecutivos de compañías se quejan además que bajo el ambiente actual es muy difícil elaborar un pronóstico financiero, lo cual a su vez dificulta la obtención de créditos.

"Es sumamente frustrante", lamentó David French, vicepresidente senior de relaciones de gobierno con la National Retail Federation, la principal asociación de minoristas de Estados Unidos. "Los minoristas quieren dedicarse a competir, a hacer que la gente vaya a sus tiendas. Los minoristas quieren invertir para mejorar sus negocios, en vez de perder tiempo alterando su cadena de suministros en base a un tuit presidencial".

Trump ya impuso un arancel de 25% sobre productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares. El arancel de 10% sobre otros 300.000 millones de dólares ampliaría las medidas punitivas hasta cubrir prácticamente todo lo que China envía a Estados Unidos.

Los nuevos aranceles bien podrían ser decisivos: los anteriores se dirigían a productos industriales y por lo tanto escasamente afectaban al consumidor promedio. Pero los nuevos, sobre artículos diversos como juguetes y ropa, afectarán el poder adquisitivo de los estadounidenses.

Ante la posibilidad de que los nuevos gravámenes ocasionen un aumento de precios justo en la temporada de compras navideñas, el gobierno de Trump postergó casi el 60% para el 15 de diciembre.

Los minoristas dicen que dedicaron horas a escudriñar las listas oficiales, tratando de determinar qué productos estaban incluidos en la postergación y cuáles no.