Bolivia potencia una hidrovía para el flujo comercial hacia su amazonía

Bolivia potencia una hidrovía para el flujo comercial hacia su amazonía

La Paz, 14 jul (EFE).- Los trabajos de mejoramiento en la hidrovía Ichilo-Mamoré, que articula el centro del país con la región amazónica de Bolivia del departamento del Beni, buscan que esa ruta sea navegable todo el año y sirva de canal de exportación al Atlántico.

"Esta nueva hidrovía que está probando ser eficiente va a tener éxito en la medida en que sus costos sean competitivos" y se suma a "otras posibilidades que ya están en funcionamiento" como la Paraguay-Paraná, manifestó a Efe este miércoles el gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (Ibce), Gary Rodríguez.

Para Rodríguez, dada su condición de mediterraneidad, Bolivia "debe desarrollar" todas las posibilidades para facilitar la logística de transporte para su comercio de importaciones y de exportaciones.

Esta hidrovía conecta con la antigua "ruta de la goma" del río Madera que al unirse al Amazonas desemboca en el Atlántico, explicó el economista, que valoró la iniciativa estatal y el interés del sector empresarial privado del país.

En la víspera, el Gobierno realizó un acto por el inicio de operaciones de limpieza para esa hidrovía que une Puerto Villarroel, en Cochabamba, en el centro del país, con Guayaramerín, en el norte amazónico boliviano en plena frontera con Brasil.

La meta de esos trabajos es que se garantice la navegabilidad por esa ruta durante todo el año y que permita transportar mercadería desde el interior hasta esa frontera, explicaron las autoridades nacionales.

A la par, este martes zarpó una carga de 60 toneladas de madera hacia Francia y para este miércoles se programó otro envío de la misma dimensión hacia Estados Unidos, ambos con un valor de unos 173 millones de dólares, informó el Ministerio de Obras Públicas.

Entre las alternativas de exportación que brinda esa ruta está el cloruro de potasio, urea o soya e implicarán una reducción de hasta un 40% en los costos de transporte, señaló esa cartera de Estado.

A juicio de Rodríguez, esta labor implicará constantes trabajos de dragado de las aguas para garantizar el paso de embarcaciones además de la construcción de puertos para el despacho de mercaderías con el fin de alcanzar la competitividad deseada.

En una operación anterior, el pasado 5 de julio, se probó ese eje comercial con el transporte de 60 toneladas de cemento algo que, según las autoridades bolivianas, conecta de mejor forma el comercio entre los departamentos de Cochabamba y Beni e implica la reducción de costos y tiempo de esos traslados.