No todas las donaciones son deducibles: SAT

No todas las donaciones son deducibles: SAT
Durante la pandemia por el Covid-19, las empresas, además de cumplir con sus obligaciones fiscales e incluso saldando adeudos atrasados, mostraron su lado solidario haciendo donaciones para enfrentar la crisis sanitaria.
Gel antibacterial, caretas, guantes, cubrebocas, comida, hospedaje a personal médico y agua, entre otras cosas, fue lo que grandes y pequeñas empresas entregaron a hospitales, fundaciones, gobiernos estatales y municipales.
Otras optaron por implementar planes de apoyo sanitario y económico para sus empleados que siguieron trabajando en actividades esenciales en la cuarentena, o despensas para los que se quedaron temporalmente sin ingresos.
Sin embargo, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) advirtió que no todas las donaciones son deducibles de impuestos.
Hay reglas para evitar que por esa vía se quiera sacar provecho.
La jefa del SAT, Raquel Buenrostro, explicó que si bien antes ese tipo de actos de filantropía se prestó para malos manejos, ahora hay más conciencia y están más regulados en materia fiscal.
Desde hace tiempo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) puso orden, destacó en entrevista con EL UNIVERSAL. "Hoy está muy regulado".
No cualquiera puede ser donataria, se tiene que dar de alta en el SAT y cumplir una serie de requisitos, además de tener un objeto claro de a dónde se tienen que dirigir sus donaciones, explicó.
Lo importante, destacó, es que algunos grandes contribuyentes no sólo se han sentado a escuchar las propuestas que les han planteado para pagar impuestos que deben, sino que han sido sensibles ante esta situación.
"Por un lado, nos pagan impuestos, y por el otro, hacen donaciones, aportaciones y trabajando con otras instituciones para apoyar en esta situación de crisis sanitaria", reconoció.
Destacó que en épocas de cooperación, la parte de dimensión y responsabilidad social se está dejando sentir con las donaciones.
Para la jefa del SAT, todas estas labores y cambio de mentalidad ayudarán a que no se tengan que hacer tantas auditorías y se corrijan a favor de la recaudación de impuestos, con lo cual se tendrán los recursos públicos tan necesarios para el sector salud.
Pasos a seguir. Fiscalistas explican en qué casos proceden las deducciones y los pasos a seguir.
Lourdes Pinzón, integrante de la Comisión de Apoyo al Ejercicio de la Peritación del Colegio de Contadores Públicos, comentó que tanto empresas como personas físicas pueden deducir de impuestos sus aportaciones.
Pero siempre y cuando se haya hecho a alguna donataria o institución que esté registrada en Hacienda a través del SAT, las cuales deben tener un fin social.
Se debe verificar que esté dada de alta y tenga Registro Federal de Causantes, lo que significa que lleva contabilidad electrónica y aplica la ley antilavado para operar.
Si el corporativo tiene una fundación o un hospital que es donataria autorizada, debe presentar reportes administrativos y el informe anual de actividades con evidencias y campañas realizadas.
En el caso de las fundaciones grandes, añadió Pinzón, éstas deben dictaminar sus estados financieros, mientras que para las pequeñas, basta con la firma de un contador certificado.
La deducción de impuestos procede para el caso de la empresa que realizó la donación.