Opositores demandan a regulador ruso por ralentizar Twitter

Opositores demandan a regulador ruso por ralentizar Twitter

MOSCÚ, Rusia (EFE).- Opositores rusos presentaron hoy una demanda contra el regulador ruso de telecomunicaciones, Roskomnadzor, por su decisión de ralentizar la red social Twitter.

Argumentaron en su demanda que sus derechos "fueron afectados por las limitaciones impuestas" al servicio de microblog, según anunció en Telegram el abogado de Net Freedom Project, Stanislav Selezniov.

Roskomnadzor ralentizó en marzo pasado el servicio de Twitter en el país debido al "incumplimiento sistemático" por parte de la red social de las exigencias de retirar contenidos prohibidos en Rusia.

Los opositores denuncian que la ralentización de Twitter les afecta directamente "porque la publicación de archivos multimedia representa el grueso de la comunicación con sus seguidores".

La demanda presentada señala que los opositores "jamás publicaron contenidos ilegales, no hicieron llamamientos a la violencia, no justificaron la violencia o la discriminación" y "no estaban vinculados en modo alguno a los propietarios de otras cuentas responsables de publicación de informaciones presuntamente prohibidas".

Según los opositores, entre los que figura Iliá Yashin, aliado del encarcelado Alexéi Navalni, la medida adoptada por el regulador contra Twitter limita el derecho de los demandantes a "la libre expresión de sus opiniones".

La demanda exige poner fin a la ralentización de la red social y obligar a Roskomnadzor a "excluir el servicio del listado de amenazas a la estabilidad, seguridad e integridad" de internet en Rusia.

El regulador ralentizó Twitter debido a que la red social alberga supuestamente miles de entradas con "información prohibida", que incluye incitaciones a menores al suicido, pornografía infantil, consumo de drogas y, especialmente, llamamientos a manifestaciones antigubernamentales.

Las medidas fueron tomadas tras las multitudinarias manifestaciones pacíficas, violentamente reprimidas por la policía, que sacudieron Rusia a principios de año para demandar la libertad de Navalni, condenado a dos años y medio de cárcel.