Pronóstico de GM del resto de 2021 preocupa a inversionistas

Pronóstico de GM del resto de 2021 preocupa a inversionistas

  General Motors reportó el miércoles que obtuvo ganancias de 2.800 millones de dólares en el período abril-junio, pero su cauteloso pronóstico para el resto del año preocupó a los inversionistas.

La empresa automotriz radicada en Detroit obtuvo las ganancias a pesar de la escasez mundial de chips que la obligó a ella y a otras empresas a cerrar fábricas.

Si bien mejoró su pronóstico para el año, también advirtió sobre mayores precios de materias primas y sobre una menor producción debido a la falta de chips. Afirmó además que la propagación de la variante delta del coronavirus podría obstruir su cadena de suministros.

El tono pesimista inquietó a los inversionistas y las acciones GM cayeron 8% en la bolsa.

El director financiero de GM, Paul Jacobson, pronosticó que la empresa producirá 10.000 vehículos menos en la segunda mitad del año comparado con la primera, a pesar de que otras empresas prevén mejoras en la producción de semiconductores. GM aseguró haber manejado bien la escasez, enviando los pocos chips disponibles a fábricas que elaboran vehículos más rentables, como los camiones o las SUVs grandes.

Sin embargo, el analista de Edward Jones Industrials Jeff Winda comentó que los inversionistas están inquietos luego de que GM pronosticó costos mayores, de entre 3.500 millones y 4.500 millones de dólares en la segunda mitad del año.

"Obviamente ha habido fábricas que han cerrado y hay preocupación por la manera en que están evolucionando las cosas", expresó Windau. "Las expectativas han estado aumentando estos dos meses y esto vuelve a elevar la barrera un poco".

El martes, debido a la escasez de chips, GM anunció que la próxima semana cerrarán sus plantas en Flint, Michigan; Silao, Mexico; y Fort Wayne, Indiana, aunque reanudarán labores el 16 de agosto. Las fábricas de automóviles y SUVs en Tennessee y México que cerraron el 19 de julio reanudarán operaciones el lunes.

A pesar del tono cauteloso, GM repitió los mismos argumentos presentados por Ford, Stellantis y otras empresas en cuanto a que las buenas ganancias se debieron a los altos precios y la alta demanda de camiones pickup y SUVs de lujo.

GM cambió su pronóstico de ingresos netos para todo el año: de 7.700 millones a 9.200 millones de dólares. Cambió también su pronóstico de ingresos brutos: de entre 11.500 millones y 13.500 millones de dólares a entre 10.000 millones y 11.000 millones de dólares.